LOS 7 PILARES DE LA HIPERLONGEVIDAD

Primer Paso: el camino a la salud

El Corpus Medicinal de la Orden Militar y Esotérica del Cetro, enumera una serie de conceptos muy fáciles de comprender, antes de emprender el Camino a la Hiperlongevidad:

1. El organismo sano está en un equilibrio energético con el Medio Ambiente, siendo el cuerpo una antena colectora de energía telúrica y emisora de bioenergía.

2. La alimentación por más balanceada y perfecta que sea para nuestro cuerpo, no alcanzará a proveer todo lo que necesitamos para la supervivencia. Suponte que los alimentos no fueran transgénicos  ni tuvieran pesticidas…

¿Tu crees que haciendo una correcta “pirámide alimentaria” obtendrías una perfecta salud y una vida longeva?

Definitivamente no, porque hay miles de procesos y conversiones internas de sustancias dentro de tu cuerpo que requieren una enorme cantidad de “componentes”.

EN ESO SE BASA EL ENVEJECIMIENTO, EN LA CARENCIA.

Hoy “de esto”, mañana “de aquello”, tarde o temprano todos los sistemas corporales se van deteriorando por la ausencia de las sustancias necesarias provistas en tiempo.

3. La clave de la longevidad está en la obtención de las sustancias necesarias que no proveen los alimentos. Las sustancias necesarias están por doquier en las plantas y su “espíritu” se obtiene de Las Tinturas e Infusiones. Si pudieras ingerir ensaladas de 100 a 300 componentes vegetales, tu vida sería longeva y tal vez hiperlongeva. El camino para lograrlo es la ingesta diaria de combinaciones de múltiples tinturas e Infusiones.

4. El Sistema Respiratorio, su cuidado y entrenamiento, es de fundamental importancia para la hiperlongevidad, porque de la respiración se obtiene la energía necesaria para el funcionamiento del cuerpo. Órganos como el Corazón funcionando las 24 horas del día, no obtienen su energía de la alimentación, porque con ésta no alcanza para abastecer su alto consumo.

Segundo Paso: el Camino de la Hiperlongevidad

En el Corpus Medicinal de la Orden Militar y Esotérica del Cetro, se contemplan varios estadios de Hiperlongevidad, que venimos relatando a lo largo de varios capítulos. La OC considera “longevas” a las personas que han superado los 90 años y se encuentran por debajo de los 110; como “hiperlongevas” considera a todas aquellas que han superado los 110 años de vida. Sin embargo, a su vez subclasifica la hiperlongevidad en 3 grados, denominados Grado 1, Grado 2 y Grado 3.

Hiperlongeva de grado 1,  es aquella persona que superando los 110 años fallece antes de cumplir los 154 años, equivalente a 22 ciclos de 7 años y 14 ciclos de 11 años, que es 22/14= 1,57 (recordar artículo anterior donde hablábamos de ciclos lunares y solares encadenados).

Hiperlongeva de Grado 2, es aquella que habiendo superado los 154 años, fallece antes de los 168 años, equivalente a 24 ciclos de 7 años y algo mas de 15 ciclos de 11, que es 24/15=1,6

Hiperlongeva de grado 3, es aquella que ha alcanzado los 252-253 años o más, o sea 36 ciclos lunares de 7 años o 23 ciclos solares de 11 años que es 36/23 = 1,5

 

Nota: estos valores que marcan la interrelación entre los ciclos lunares y solares y la supervivencia hiperlongeva de 1,57 , 1,6 y 1,56 son muy próximos al número aúreo que es 1,61

 {\displaystyle \varphi ={\frac {1+{\sqrt {5}}}{2}}\approx 1,6180339887498948...}

El número Aúreo es un  irracional (su representación decimal no tiene período) que posee muchas propiedades interesantes y que fue descubierto en la antigüedad, no como una expresión aritmética, sino como relación o proporción entre dos segmentos de una recta, es decir, una construcción geométrica.

Esta proporción se encuentra tanto en algunas figuras geométricas como en la naturaleza: en las nervaduras de las hojas de algunos árboles, en el grosor de las ramas, en el caparazón de un caracol, en los flósculos de los girasoles, etc.

Una de sus propiedades aritméticas más curiosas es que su cuadrado (Φ2 = 2,61803398874988…) y su inverso (1/Φ = 0,61803398874988…) tienen las mismas infinitas cifras decimales. Asimismo, se atribuye un carácter estético a los objetos cuyas medidas guardan la proporción áurea. Algunos incluso creen que posee una importancia mística. A lo largo de la historia, se ha atribuido su inclusión en el diseño de diversas obras de arquitectura y otras artes, aunque algunos de estos casos han sido cuestionados por los estudiosos de las matemáticas y el arte.

Existe un caso comprobado en el mundo que alcanzó la hiperlongevidad de grado 3 y, es el caso de Li Ching-Yuen

La única fotografía que se conserva de Li Ching-Yuen, "el hombre más viejo del mundo".

Li Ching-Yuen, fue un médico, herborista y maestro taoísta chino que había viajado por todo su país para recolectar piedras y hierbas, y más tarde se dedicó a la “alquimia interior” mientras residía en el templo taoísta de Yu Qing, aseguraba que tenía 197 años, pues supuestamente había nacido en 1734. Sin embargo, los registros de nacimiento confirmaron que él había nacido en realidad en 1677 en Qi Jiang Xian, provincia de Szechun, en China.

En el mismo diario The New York Times, en 1928, uno de sus corresponsales escribió un artículo en el que ancianos del viejo barrio de Li Ching-Yuen afirmaban que sus abuelos lo habían conocido cuando eran niños y éste ya era un adulto. Wu Chung Chieh, director del Departamento de Educación de la Universidad de Chengdu, por lo demás, afirmó haber encontrado registros que probaban que Li había nacido en 1677, además de un documento de 1827 donde se atestiguaba que el Gobierno Imperial Chino felicitaba a Yuen por sus 150 años de edad, además de un documento oficial posterior donde el mismo gobierno chino felicitaba a Yuen por su cumpleaños número 200. “Según los registros, Li enterró a 23 esposas y antes de su muerte estaba viviendo con su vigésimo cuarto matrimonio, una mujer de 60 años. Según otras fuentes, en 1928 se le acreditaba 180 descendientes vivos, que comprenden 11 generaciones, sólo en 14 matrimonios. Algunos testigos afirmaron que la vista de Li Ching-Yuen era perfecta, además de que las uñas de los dedos de la mano derecha eran extremadamente largas”.

También existe un caso documentado de un Hiperlongevo de Grado 2, un hombre que alcanzó la edad de 168 años, quien nació en 1805 y murió en 1973 y fue Shirali Muslimov

Muslimov fue un pastor de Talysh de la aldea de Barzavu en la región de Lerik de Azerbaiyán, una zona montañosa cerca de la frontera iraní. La única evidencia de la edad de Muslimov es un pasaporte que indica su fecha de nacimiento en 1805.

Los Pilares de la Hiperlongevidad o Hexágono de la Hiperlongevidad, según el Corpus Medicinal de la OC

El Camino a una edad muy por encima de los estándares de longevidad, de acuerdo al CMOC, pasa por una dura disciplina y constancia que no es precisamente fácil. Implica trabajar sobre los 6 pilares de la salud y que son:

  1. Pilar del Agua
  2. Pilar de la Frugalidad
  3. Pilar de la Ingesta de Plantas Medicinales
  4. Pilar de las Vaporizaciones Pulmonares
  5. Pilar de la Ejercitación Corporal moderada
  6. Pilar de la Inexistencia de las Emociones
  7. Pilar del Entendimiento del Gran Juego

1. Pilar del Agua.

Es fundamental para la longevidad la ingesta de Agua de lluvia, de Surgentes o de Pozos profundos, para una vida hiperlongeva. El Cuerpo está en más de un 60% compuesto por agua. El agua debe fluir en el mismo lo más pura y cristalina posible, sin aditamentos de ningún tipo. Además el agua debe tener una estructura molecular (fuerzas de Van der Walls) correcta.

Un agua destilada por calor intenso es un “agua muerta”, amorfa; un agua como la de lluvia es un agua perfecta, porque su estructura de agrupamiento molecular tiende a seguir la Curva de Fibonacci. Con el agua de lluvia renace la naturaleza. En zonas industriales, solo déjala caer 3 minutos, el resto del tiempo de caída será totalmente pura.

El agua de lluvia es fresca, pura, liviana, perfecta para el organismo.

El Pilar del Agua en tu mente, pasa por el entendimiento cabal que el agua debe ser absolutamente libre de todo agregado. Los minerales se adquieren de lo que comamos. El agua debe fluir por el organismo, sin “carga” alguna que dificulte su trabajo. Todo mineral o compuesto químico que se agregue al agua, es un tóxico que redunda en una disminución de las expectativas de vida para jugar el “Gran Juego” que es la existencia.

El agregado de flúor, cloro y otros elementos tan reactivos, químicamente hablando, son cargas muy tóxicas que en vez de facilitar el funcionamiento de los sistemas orgánicos, los envenena.

Compuestos como el flúor (de uso común como veneno para ratas), ayudan a fijar todos los componentes tóxicos que podamos ingerir. Compuestos como el cloro en su forma inorgánica agregados al agua, deberían ser considerados como lo que son: potentes venenos.

La OC, además afirma en forma contundente que cualquier mineral que se agregue al cuerpo debe ser de origen biológico, no inorgánico. Las panaceas alocadas como el alto consumo de bicarbonato de sodio mezclado con jugo de limón para la cura del cáncer, son sólo eso, panaceas, químeras inexistentes. NO se debe ingerir mas de 8 gramos diarios de bicarbonato y por no más de un mes seguido, porque podrías dañar seriamente tus riñones.

Se ha llegado a tal grado de distorsión, que se agrega “Cloro de Consumo humano” al agua.

NO EXISTE EL CLORO DE CONSUMO HUMANO, eso es un invento de algún “libre pensador” (sarcasmo). El Cloro solo debería agregarse al agua en caso de estar ante una fuente de agua súmamente dudosa, como se dan en casos de guerra o de estancamiento de las aguas, pero nunca como se está haciendo en el agua que se vende para el consumo. Con los métodos de filtrado alcanza y sobra.

 Ejemplos de la alta Toxicidad de las aguas embotelladas

  

Para la OC, la mejor agua que existe es el agua de lluvia, por la sencilla razón que ya hemos dicho que las moléculas de H2O tienden a agruparse (por las fuerzas de Van der Walls) en “nubes” que siguen la curva de fibonacci.

Las otras aguas que siguen en calidad son las de ríos de alta montaña pero están cargadas de minerales y las aguas derivadas de pozos artesianos.

El agua de lluvia es la que hace renacer siempre a la naturaleza y la mantiene viva.

Déjala caer 3 minutos y luego recójala, fíltrela con un lienzo e ingiérala (para quitarle polvo que pueda traer con los vientos). Vivirás muchos años en salud. Otros tipos de agua, redundarán en muchos menos años de vida.

Relacionado al tema del Agua también

Agua de Mar:

El Corpus Medicinal de la Orden Militar y Esotérica del Cetro (OMEC) recomienda como de gran importancia también, la ingesta de al menos 1/4 de vaso de agua de mar, extraída de lugares lejanos a playas muy concurridas, puesto que el agua de mar fue el origen y sustento de la vida y sigue lo sigue siendo. (ver nota 1 al pie).

Vaporizaciones:

El CMOC considera de fundamental importancia la realización de al menos  vaporizaciones diarias (matutina y nocturna) con una mezcla de    sustancias vegetales apropiadas a la función pulmonar tales como: hojas de eucalipto, flores de bugambilias, pulmonaria, alcanfor, etc., por cuanto la función pulmonar es capital para la oxigenación del líquido vital que es la sangre. Este tema lo ampliaremos en el Cuarto Pilar o de las Vaporizaciones.

2. Pilar de la Frugalidad

Nadie que haya estado en sobrepeso u obeso, jamás llegó a edades longevas, por la simple razón que el sobrepeso es el “enemigo oculto” más poderoso que va destruyendo todo a su paso, empezando por el sistema vascular.

La OC sostiene que debe mantenerse un peso de al menos 3 a 5  kilos por debajo de lo que las “Tablas de Peso Ideal” consideran para cada tipo de cuerpo. Esto redundará en una limpieza del sistema vascular, puesto que el cuerpo tras agotar las adiposidades, comenzará a eliminar todos los ateromas que se acumulan en las arterias, venas y capilares.

La consecuencia directa es que todo el Sistema Vascular volverá a tener flexibilidad y a cumplir con eficiencia su trabajo de transporte de la sangre a todas las células. Con una sangre, fluida por el consumo de agua de lluvia, claro está.

El Pilar de la Frugalidad pasa por una sola ingesta alimentaria diaria, teniendo en cuenta que la alimentación por más perfecta que sea, no es de fundamental importancia para la supervivencia del cuerpo, sino que es de importancia secundaria. La supervivencia del cuerpo la dará la ingesta de plantas medicinales, tanto sea en forma de Tinturas Vegetales o de Infusiones de Mezclas Vegetales que explicaremos en el Tercer Pilar.

Se puede, sin problemas ingerir solo una comida diaria, por cuanto las Tinturas e Infusiones, proveen tantas sustancias necesarias al cuerpo, que no se sentirá hambre. La realidad y esto es conocido desde siempre por la sabiduría popular, es que debemos comer para vivir y no vivir para comer. Asimismo, dicho en forma muy elemental, la ingesta de comidad provee básicamente “energía”; mientras que la ingesta de Tinturas e Infusiones Vegatales proveen los “repuestos e insumos” que necesita el organismo.

La OC considera que debe eliminarse de la alimentación harinas industriales de todo tipo y sus derivados, azúcares industriales de todo tipo y sus derivados, puesto que están cargados de poderosos tóxicos químicos, entre conservadores, saborizantes y colorantes. Además, deben eliminarse toda la basura transgénica en la ingesta alimentaria y cultivar los propios alimentos vegetales, aunque sea en macetas, puesto que todos son rociados por poderosos y muy tóxicos pesticidas. Y, por último, eliminar todo consumo de carnes, en especial las derivadas de animales alimentados con harinas o semillas de maíz transgénico y rebosantes de vacunas, que nada bueno aportan al organismo. Si se ha de comer carnes, en lo posible que sea de peces de bajo porte.

Recuerde: Si come “basura”, su cuerpo lo será.

Ejemplo de huerta en una azotea

Los desastres alimentarios se notan claramente en el predominio de enfermedades y trastornos. Por ejemplo, Argentina es el país con más alto porcentaje de trastornos neurológicos y sicológicos del mundo, porque su base alimentaria es la pasta, hecha a base de trigo transgénico; México es uno de los países con más alto porcentaje de diabéticos del mundo, porque la base alimentaria es la tortilla de maíz y éste es transgénico. Somos una civilización cada vez más enferma, porque todo se deriva de la decadente alimentación y las vacunas.

En Síntesis: no carnes, no harinas y sus derivados industrializados, ni azúcares que no sean provenientes de la ingesta de plantas, ni vegetales transgénicos ni cultivados con pesticidas. Lo dijimos desde un principio. el camino a la hiperlongevidad no es un camino fácil y está plagado de inconvenientes que hay que ir resolviendo para avanzar.

 

3. Pilar de la Ingesta de Plantas Medicinales

Es de fundamental importancia para transitar el “Camino a la Hiperlongevidad”, el consumo diario, de al menos 377 plantas medicinales en forma de Tinturas y no menos de 20 gotas de cada una, en un solo vaso, en una sola ingesta (en lo posible de noche). Esto es así porque el consumo masivo de plantas provee todo o casi todo el requerimiento de sustancias necesarias para el funcionamiento del cuerpo, que no logran proveer los alimentos. Si le agregas agua fría a la mezcla, será más fácil tragarlas. Al gusto, que no es agradable te acostumbrarás pronto, pero al gusto del alcohol no, por eso se usa agua fría, para “adormecer” las papilas gustativas.

Para que se entienda claramente:

Si tu pudiera comer a diario una abundante ensalada con 300 o 400 plantas diferentes, obviamente vería que su salud sería ámpliamente potenciada y mejorada; pero de hecho es prácticamente  imposible que usted lo haga, por la sencilla razón de que no podría comer tal cantidad de verduras. Para solucionar eso, está el camino de la tinturas vegetales, que consiste básicamente en extraer el “espíritu” de la plantas, por medio de alcohol natural de 96 grados (no el alcohol desnaturalizado con benzoato de denatonio – la sustancia más amarga conocida, de venta en farmacias).

Se sumergen las partes de la planta que se desean procesar, se estaciona al menos 30 días y luego, se extrae el líquido eliminando los residuos vegetales. La Tintura resultante se transfiere a un gotero y, a partir de allí, diariamente las consumes con las otras (20 gotas al menos de cada una).

No hay texto alternativo automático disponible.

Ejemplos de Goteros para Tinturas

La selección de plantas medicinales puede ser arbitraria porque se parte de la base de los Axiomas Fundamentales de la Medicina OC, que dicen:

Axioma Primero :

“El consumo MASIVO y diario de plantas medicinales, en forma COMBINADA de tinturas e infusiones, PROVEEN al cuerpo las sustancias IMPRESCINDIBLES que la alimentacion, por mas equilibrada que sea, por si sola no puede dar. Este es el camino seguro a la longevidad y, a veces a la hiperlongevidad. El uso masivo de plantas hace que los “excesos” que puedan derivarse de algunas, sean neutralizadas por los “defectos” de otras. Es decir los resultados que pudieran alterar el equilibrio (se refiere a la salud), tienden a cero como una ecuacion algebraica.”

Axioma Segundo: 

“En busca de la hiperlongevidad debe seguirse un incremento progresivo en el consumo de plantas, tanto sea por tinturas o infusiones o por ambas vías, siguiendo estrictamente la curva de fibonacci, por cuanto esta serie numérica rige los procesos de la naturaleza de los cuales el cuerpo humano es parte integrante. Esto es por la simple razón que el cuerpo humano esta regido por varios “cronómetros” biológicos que regulan las interacciones internas y nos conectan con las externas, al punto que al igual que las plantas y animales, se rige también por el sol y la luna. Esos “cronómetros” se van activando progresivamente, siguiendo la misma curva y esto es independiente del tipo de plantas que utilices, por cuanto la naturaleza se maneja con un numero limitado de sustancias, que ha replicado en distinta medida en gran variedad de plantas.

No hay texto alternativo automático disponible.

Colección de Tinturas Vegetales para la ingesta diaria

También es de capital importancia el consumo diario de al menos 3 litros diarios de infusiones (“tes”) de al menos una mezcla de 144 plantas medicinales, como ya dijimos la elección de las plantas es arbitraria, siempre y cuando sean medicinales. Esta práctica no solo introduce agua pura (de lluvia) al organismo, sino también que complementa el trabajo de las tinturas, por ser vector de principios activos vegetales.

La potencia medicinal de la tinturas es entre 20 y 100 veces superior al de las infusiones por su alta concentración de principios activos; pero tienen la contra que no se pueden ingerir en gran cantidad como una infusión, por la presencia de alcohol de alta graduación, en las mismas. Por eso la Medicina OC prescribe una sola ingesta diaria de tinturas, en lo posible a la noche y, el resto del día infusiones, para mantener al cuerpo bajo el constante “bombardeo” de principios activos vegetales.

La imagen puede contener: comida

Mezcla de 144 plantas medicinales para realizar infusiones

4. Pilar de las Vaporizaciones Pulmonares

Desde la más remota antiguedad se usaron vaporizaciones de distintas plantas para el tratamiento de enfermedades de todo el cuerpo, en todas las culturas.

Con el correr de los siglos se fue perdiendo la práctica hasta llegar al siglo 20, donde el espectacular avance de la farmacología y su “practicidad”, frente a un mundo cada vez mas exigente de tiempo, la hizo prácticamente desaparecer y quedar reducida a practicas de “gente de campo” lejana a las “bondades de la civilización”. Sin embargo, aun hasta la década de los 60, los médicos de cabecera, recetabAn todavía vaporizaciones de eucalipto para enfermedades aéras como un “aliviador”. Pero ya para ese entonces, la gran mayoría de ellos lo único que conocían era el eucalipto y el alcanfor.

Los años han pasado y la toxicidad alimentaria, del agua que consumimos, la contaminación de los ríos, de los cielos (por chemtrails) y las pésimas condiciones de vida de nuestra cultura están logrando que cada vez se extiendan mas la enfermedades y que éstas se vuelvan cada vez mas resistentes por simple adaptación de los microorganismos. No hay solución a esto más que levantar el sistema inmune, cambiando radicalmente lo que consumimos: agua y alimentos son la clave que cada vez la gente este “mas empastillada” y muera más joven.

No es verdad que el promedio de vida sea de 72 años. La caída vertical en la presencia de gente mayor en las calles, que se detecta con solo prestar atención, debería ser un indicativo de que estamos muriendo.

Aparte de cambiar los hábitos alimentarios y de consumo de agua, una excelente técnica es la vaporización para mejorar los pulmones y por ende la respiración. Cuanto mejor trabajen los pulmones, mejor trabajará el corazón y el resto de los sistemas corporales.

Todo impacta en todo. Y como bien lo hemos dicho tantas veces: la respiración es la clave de la vida y la supervivencia. La mayor parte de la energia que nos sostiene vivos en este planeta la obtenemos del simple acto de respirar, no de la alimentación. Un simple corazón funcionando sin parar y propulsando 5 litros de sangre por miles de kilómetros de vasos y arterias, no lo podría hacer con la simple energía que se obtiene de la metabolización de comer un kilo de comida diaria en promedio. Una energía de reacciones químicas que no alcanza por lejos a sostener el consumo del corazon y, menos que menos, con todos los demas órganos juntos.

Por eso todas las escuelas de misticismo, de esoterismo y todas las disciplinas antiguas siempre hicieron hincapié en las técnicas de respiración. NO ES NADA NUEVO. Quien tenga grado en cualquier organización esotérica, sea del signo que sea, sabe que esto es una verdad de perogrullo.

De ahí que la Orden Militar del Cetro, siempre trabajó en fórmulas para lograr una mejor oxigenación pulmonar.

Recomendaciones

  1. Realizar 4 vaporizaciones diarias de al menos 15 minutos cada una, cada 6 horas. Mínimo 3 por día de 20 minutos cada 8 horas.

Nota: se entiende por “vaporización” a calentar en agua hierbas medicinales, hasta romper el hervor. Luego aspirar los vapores, tapado con un lienzo o toalla, hasta que se enfríe la mezcla.

Nota: se debe cambiar el agua y las hierbas al menos cada 2 dias.

Mezclas

La imagen puede contener: planta y comida

Arriba: ejemplo de mezcla Abango antes de colocar el agua de lluvia o de mar, para sumergirla y calentarla para una vaporización

  1. Utilizar mezcla de plantas para pulmones. Hay muchas mezclas posibles. Cuantas mas plantas agregues mejor, mas profunda y mas rapida sera la recuperacion.
  2. La mezcla más básica es la de hojas de eucalipto
  3. Otra basica es eucalipto + bugambilia
  4. Usar la mezcla abango. Se entiende por mezcla abango a una mezcla tradicional mexicana que incluye las siguientes plantas: pulpa guaje cirial (crescentia alata), palo mulato (bursera sima rubdi). Tejocote (crataegus pubescens). Eucalipto (eucaliptos globulus), gordolobo (vervascum thapsus). Flor de bugambilia (boungainvillea), hojas de alcanfor (cinnamomum camphora)
  5. La mezcla anterior + gengibre + tomillo + manzanilla + hojas de te verde + regaliz + hinojo + melisa

Nota: cuantas mas plantas agregues a la mezcla más potente será ésta.

Ingesta de Infusiones

Tomar diariamente al menos 1/2 litro de estas infusiones. El gusto dulce (para hacerla tragable, dásela con hojas de stevia, pero no uses stevia en bolsas o industrializada, por los tóxicos agregados)

El agua para las vaporizaciones debe ser de lluvia o de mar en lo posible. Si no tienes a la mano, usa agua sin flúor ni cloro. El flúor y el cloro fijan los tóxicos y complican el cuadro. Usa agua de vertiente, agua de pozos profundos, etc. Si tienes de lluvia o de mar, mejor.

Suspende todo consumo de harinas industrializadas y sus derivados ni  azúcares industrializados.

Tu mejora sera rápida. Al cabo de varios meses, si no te has curado, al menos habrás mejorado y tu calidad de vida será muy superior.

Cabe aclarar que la practica sostenida y continua de las vaporizaciones, prolongará tu vida.

nota: este tratamiento ha sido probado en la Cátedra de Experimentación de la OC y ha logrado curar una paciente con bronquitis crónica en un plazo de 5 meses. La paciente que lo experimentó, nunca dejó de fumar, a pesar de ser ésta la causa de su enfermedad. Sin embargo, de una oxigenación del 86% (muy baja), paso a tener un 99% en 5 meses, lo cual es superior a la media para personas con pulmones sanos en Guadalajara, Jalisco, México (altura 1.566 m sobre el nivel del mar), que es de 98%

 

5. Pilar de la Ejercitación Física Moderada

Cualquier corriente médica de occidente o del oriente, sostendrá con razón que la ejercitación física es de fundamental importancia para la salud corporal. Sin embargo, el Corpus Medicinal de la Orden Militar y Esotérica del Cetro, postula que para el Camino a la hiperlongevidad, es de fundamental importancia la ejercitación moderada, por cuanto los excesos no son conducentes a una vida larga. Es más que obvio que ningún atleta olímpico ha llegado jamás a estados avanzados de longevidad y menos que menos de hiperlongevidad. Tampoco lo han logrado los profesionales de las distintas disciplinas deportivas.

El cuerpo sometido al fuerte desgaste de los deportes, sólo podría ser compensado con la fuerte ingesta y masiva de plantas medicinales, para cubrir la demanda de sustancias que necesita. Pero jamás en la historia se ha hecho tal experimento, quizás ahora que la OC está liberando su Corpus Medicinal al conocimiento público se aplique.

No obstante, la OC siempre postuló que la mejor ejercitación corporal para seguir camino a la hiperlongevidad pasa por los deportes y ejercitaciones “suaves” como el Yoga o el Tai Chi Chuan. De ahí que el Arte Marcial de la OC, sea un conjunto de movimientos suaves y contenidos, que lo aproximan bastante al Aikido o al Tai Chi Chuan.

Image result for practica de tai chi chuan

Asimismo, en caso de no gustar de dichas prácticas, al menos caminar 33 cuadras diarias (3,300 metros), serán un buen reemplazo para el correcto funcionamiento del organismo.

Image result for caminatas de salud

 

6. Pilar de la Inexistencia de la Emoción

Las emociones son reacciones,  que representan modos de respuesta súbita e intensas cuando se percibe un objeto, persona, lugar, suceso o recuerdo importante. Alteran la atención, crean respuestas excesivas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria.  Son un estado que sobreviene súbita y brúscamente, en forma de crisis más o menos violentas y más o menos pasajeras.

Los sentimientos en cambio son más duraderos en el tiempo y sirven para relacionarse equilibradamente con los seres vivos y el entorno.

Los diversos estados emocionales son causados por la liberación de neurotransmisores (o neuromediador) u hormonas, que generan fuertes alteraciones en el equilibrio interno corporal y en el procesamaiento mental, impactando sin duda alguna en la salud en general.

Cualquiera que quiera transitar el Camino a la Hiperlongevidad debe llegar a dominar sus respuestas emocionales hasta el punto que desaparezcan, que ya no las sienta, porque las respuestas emocionales son nocivas para el cuerpo.

Los sentimentalismos  y el preocuparse contínuamente de todo y todos, llevan directamente a la tumba. Una cosa es ocuparse y otra es preocuparse.

Recuerda esta variante del antiguo proverbio: “Si un problema tiene solución, ocúpate en él sin tensión, si no lo tiene, olvida la tensión porque nada podrás hacer”

Lleva una vida austera aunque te sobren los recursos, porque es el mejor camino adaptativo a los constantes cambios del Gran Juego (la existencia). El Gran Juego está diseñado para que siempre obtengas lo que necesites, solo hay que saber mirar.

Image result for camino de la austeridad

Es de capital importancia aprender a concentrar la energía corporal en un punto con eficacia. Esto tiene muchas aplicaciones no solo en el +ambito de la defensa personal, sino también en el ámbito de la salud y del equilibrio energético. Este concepto es conocido desde tiempo inmemorial y se lo ha denominado con muchos nombres diferentes en distintas culturas como Qi (Chi), prana, energia vital, bioenergía, etc. Debes ser dueño de tus emociones. Solo cultiva el sentimiento. Las emociones son la expresión física de sentimientos no controlados e impactan directamente en la salud. Una mente sana en un cuerpo sano es la justa línea.

miscelánea: duerme inclinado, nunca horizontal, favorecerás la hiperlongevidad. La Posición del “astronauta” es la ideal. Asimismo, en una crisis respiratoria, mantente vertical, perpendicular a la horizontal, favorecerás tus chances de supervivencia.

 

7. Pilar del entendimiento del Gran Juego

MUCHA GENTE SE PREGUNTA POR QUÉ EL INTERÉS EN LA HIPERLONGEVIDAD.

Mucha gente se pregunta qué sentido tendría vivir tantos años, dejando en el camino afectos que van muriendo. Para responder esta pregunta, utilizaré los mismos argumentos de un hiperlongevo. Nadie más autorizado para hablar al respecto que un hombre que llegó a los 126 años de vida, para opinar acerca de que se siente a una edad tan avanzada. Reproduzco pues, directamente del libro de anotaciones o bitácora del General Médico de la Orden Militar y Esotérica del Cetro, Antonio Reimil Dios, quien vivió entre 1846 y 1972.

RESPUESTA A LA OBJECIÓN TÍPICA A LA HIPERLONGEVIDAD (AÑO 1969)

“En mi dilatada vida he escuchado muchas veces sin razones como ésta, que denotan las ataduras de las personas al “gran juego”:

-“es terrible llegar a edad tan avanzada sin afectos, habiendo perdido hijos, nietos, amigos, seres queridos” –

les respondo:

-“¿quién le ha dicho a usted que el objetivo de la existencia es que a usted lo apapachen?

Siempre habrá algún afecto, siempre un amigo nuevo, siempre algún descendiente que lo valorara… Sus hijos, nietos, amigos, no son suyos, usted los tiene a cargo un tiempo.

La vida no debería entenderla como una sucesión de desgracias con chispazos de alegría. El sentido de la existencia va más allá de los “negocios” afectivos del toma y daca “

 

REFLEXIONES DE UN HIPERLONGEVO SOBRE LA FUTILIDAD DE LAS PASIONES Y EXPERIENCIAS DE VIDA (AÑO 1964)

“La gente que hemos sobrepasado los 100 años hablamos poco, no porque no tengamos nada que decir; por el contrario, ocurre que solo podríamos hablar de un mundo que ya no existe y que a nadie le interesa.

Por otra parte, es muy aburrido ver “siempre la misma película” y como generación tras generación se repiten las mismas situaciones, los mismos errores y todo escudado en la “experiencia propia llega tarde y cuesta cara”; donde nadie escucha por, la simple razón que el “Gran Juego” implanta los mismo esquemas una y otra vez y todos son esclavos de esa repetición.

Y lo mas patético aún es que creen que la edad nos ha hecho incapaces de entender o de solucionar situaciones o que venimos de un pasado “donde las cosas eran diferentes”. Lo mas irónico de todo es que las cosas siempre han sido iguales, solo cambia el escenario y los personajes, pero todo siempre es es igual, tedioso y aniquilante”

LA GRAN PREGUNTA TIENE UNA RESPUESTA (AÑO 1960)

Cuando me preguntan: – “¿por que quiere vivir tanto? -, les respondo: -¿ por que quiere vivir poco? -”

La explicación de la respuesta es simple y pedestre: dado que nadie puede probar cual es el sentido de la existencia, de acuerdo a sus convicciones, lo mejor es atenerse a la obsevacion y darse cuenta que este “Juego” es un juego de supervivencia y que ese es el sentido primario de la existencia.”

Nota: el concepto de “Gran Juego” al que constantemente apelaba la OC a lo largo de sus mas de 5 siglos de existencia, es muy parecido al que actualmente se entiende como “Matrix”

Síntesis del Entendimiento del Gran Juego

La OC supone (hablando en un lenguaje moderno y entendible para todos) que estamos inmersos en una especie de “vídeo-juego”, donde su creador estableció similares condiciones a la de la analogía que estamos empleando: sobrevivir a ultranza y ganar tiempo para ir superando las “etapas”.

Existen múltiples “trampas” que dan por terminado “el juego” y también existen múltiples caminos para ganar “Vidas”, “energía” o “salud” (terminología de videojuegos). Las “trampas” son las de siempre: repetir una y otra vez los “mismos caminos” de vida, las tensiones nerviosas, el sufrimiento, el deseo.

Las “Vidas” las dan las sustancias presentes en las plantas. Este “video-juego” existencial, está compuesto de dos “programas rectores”:

1) el “programa domo”, regido por “geometría sagrada” (que de sagrada no tiene nada es simple geometría) que configura el medio ambiente y,

2) el “programa red” que configura la conexión a la red mental, de los “jugadores” implicados en el “Gran Juego” .

Estos Programas combinados forman el “Sistema Operativo de la Existencia”. A este “Sistema Operativo”, escuelas de pensamiento místico opuesto al nuestro, como la masonería, lo llaman G.:A.:D.:U.: o “Gran Arquitecto del Universo”. La Orden del Cetro, corriente mística totalmente opuesta a la Masonería en lo ideológico y en lo material, considera a ese “Sistema Operativo” como una imposición que tenemos y no, como algo o alguien a quien adorar.

Hemos expuesto pues, las Bases Centenarias de la Doctrina Médica de la Orden Militar y Esotérica del Cetro en cuanto al Camino de la Hiperlongevidad.


Nota 1: 

LA COMPOSICION QUIMICA DEL AGUA OCEANICA .

LA COMPOSICIÓN química del agua del mar a menudo es descrita a base de fantasías, que a veces parecen trabajos escritos por alquimistas, es decir, los químicos de la Edad Media que, dejándose arrastrar por su imaginación, la describen compuesta por toneladas de metales preciosos.

Es cierto que el mar contiene, diseminados en el seno de sus aguas, algunos de esos metales, pero su extracción, a escala industrial y económica, a pesar de los repetidos ensayos hechos en muchos lugares, no es rentable.

Sin embargo, si estos metales no son, por el momento, aprovechados por el hombre, la sal que el océano contiene, sabor que pueden apreciar todos los que la prueban, ha sido altamente utilizada a través de la historia, por lo que su valor es infinitamente superior al que podrían tener los metales.

El primer componente del mar es el agua, compuesto que tiene cada una de sus moléculas formadas por un átomo de oxígeno y dos átomos de hidrógeno (H20). En el sistema solar parece ser que solo se encuentra en la Tierra y que en los otros planetas puede estar en forma de cristales de hielo.

En nuestro planeta es abundante y se estima que existen 1 370 millones de kilómetros cúbicos de agua, la mayor parte de ella formando el agua del océano, otra parte como agua dulce en los continentes, como hielo o nieve en las montañas y glaciares y como vapor de agua en la atmósfera. Se ha calculado que por cada litro de vapor de agua existen 33 litros de agua dulce, 1 500 litros de agua de los hielos y las nieves y 90 mil litros de agua en los océanos.

El agua de los océanos no es pura, sino que contiene en solución una gran variedad de elementos y compuestos químicos llamados sales, en una proporción de 96.5 por ciento de agua y 3.5 por ciento de estos últimos.

Las sustancias disueltas en el agua llegan a ella a través de una serie de procesos físicos, químicos y biológicos, encargada de determinar las propiedades químicas del agua oceánica.

Una gran cantidad de químicos analistas se ha entregado al estudio de la composición química del agua oceánica, tratando de determinar con exactitud su composición salina. Desde los tiempos del químico Lavoisier hasta nuestros días, los análisis se han sucedido repetidamente. Las primeras determinaciones de las sales disueltas en el agua del mar, hechas con precisión, se deben al oceanógrafo William Dittmar que analizó 77 muestras recolectadas en los océanos Atlántico, Pacífico e Índico en la expedición del Challenger alrededor del mundo que se realizó durante los años 1873 a 1876. En 1884 determinó halógenos, sulfatos, cloruros, carbonatos de sodio, magnesio, calcio y potasio. Y descubrió que estas sales se encontraban en cantidades más o menos constantes, por ejemplo el ión cloruro representa siempre el 56 por ciento de los sólidos totales disueltos en el agua del mar, y el magnesio el 4 por ciento.

Estos compuestos se encuentran en cantidades más abundantes, proporcionan al mar sus características especiales de salinidad, desempeñan un papel muy importante en los equilibrios fisicoquímicos y en los fenómenos bioquímicos del medio marino.

Las sales disueltas en el océano constituyen casi 50 billones de toneladas y están formadas por 10 elementos principales por encontrarse en mayores proporciones: cloro, sodio, magnesio, azufre, calcio, potasio, bromo, estroncio, boro y flúor.

Toneladas milla³ de agua de mar
Cloro
89 500 000
Sodio
49 500 000
Magnesio
6 400 000
Azufre
4 200 000
Calcio
1 900 000
Potasio
1 800 000
Bromo
306 000
Estroncio
38 000
Boro
23 000
Flúor
6 100
El cloro y el sodio son los constituyentes fundamentales del agua del mar y se encuentran en forma de cloruro de sodio que se conoce como la sal común. Representa el 80 por ciento de las sales en solución.

Esta cantidad y composición del cloro y el sodio en el agua del mar es muy semejante a la de los líquidos orgánicos como la sangre, los líquidos viscerales que forman el medio interno de los animales y que juegan un papel decisivo en la fisiología, es decir, en las funciones de estos seres vivientes.

Después del cloro y el sodio, el magnesio es el elemento más abundante en el agua del mar, se encuentra en una relación constante respecto al cloro. Se combina con otros elementos formando cloruro de magnesio, sulfato de magnesio y bromuro de magnesio y está presente en el esqueleto de algunos organismos marinos. La extracción a escala industrial de estas sales apenas se inicia.

El azufre se encuentra en forma de sulfatos, compuestos cuya concentración varía poco, aunque pueden cambiar notablemente sus proporciones en las aguas próximas al litoral debido a la influencia de las aguas fluviales, más ricas en sulfatos que las marinas. En cuencas oceánicas más o menos cerradas, como el Mar Negro, existen bacterias que para respirar no necesitan oxígeno, reducen los sulfatos marinos y los hacen precipitarse al fondo en forma de sulfuros.

La cantidad de calcio que contienen las aguas oceánicas es menor que la de los elementos anteriores y su relación con el cloro permanece relativamente constante. Este calcio, combinándose con los carbonatos, constituye la estructura del esqueleto calizo, interior o exterior, de un gran número de organismos, como los foraminíferos, pequeños animales del plancton marino, los corales y las algas marinas que viven en el fondo del mar y que forman el bentos; también se encuentran en los caparazones de los crustáceos y en la concha de los moluscos. Al morir estos organismos sus esqueletos caen al fondo, en donde llegan a formar acumulaciones submarinas de calcio de gran extensión.

Figura 22. Conchas de foraminíferos.

El calcio en el mar presenta una extraordinaria movilidad determinada por la abundancia y distribución de estos organismos oceánicos, debido a que el calcio concentrado por los seres vivos para formar su esqueleto o su caparazón se disuelve lentamente una vez muertos y de esta manera se mantiene constante la cantidad de calcio en el mar a causa de este comportamiento cíclico.

El sexto elemento en abundancia es el potasio, que tiene su relación constante con el cloro. En las zonas litorales la cantidad de potasio puede modificarse al ser asimilado por los vegetales marinos que tapizan el fondo costero. En la cantidad de potasio también intervienen otros factores como: aportes de agua dulce, presencia en el agua del mar de sustancia orgánica en descomposición llamada detritus y formación de compuestos arcillosos.

El bromo forma bromuros, aunque su proporción es pequeña al encontrarse 65 g/m³ de agua del mar, se ha logrado extraerlo en cantidades industriales y se utiliza como detonante de los combustibles líquidos.

El estroncio es un elemento que se ha encontrado en el agua oceánica pero ha sido poco estudiado, se detecta junto con el calcio por la dificultad técnica para poder separarlo. Puede formar parte del esqueleto de algunos organismos marinos.

Los últimos elementos que los oceanógrafos químicos consideran como componentes principales del agua del mar son el boro y el flúor.

El boro está en forma de ácido bórico y colabora en el equilibrio de los carbohidratos. El flúor constituye fluoruros conociéndose poco sobre su significado en el mar.

Además de estos elementos que se encuentran en mayor proporción y en concentraciones constantes en el agua del mar, existen otros que están disueltos en pequeñas cantidades resultando difícil identificarlos con técnicas sencillas de análisis químicos. Estos elementos llamados por su escasez oligoelementos, alternan entre un nivel máximo de varias partes por un millón a una parte por 10 billones de agua del mar y generalmente se detecta una porción en la estructura de los organismos que habitan el océano.

Se calcula que son 79 los oligoelementos que están presentes en el agua océanica, algunos de ellos tienen una concentración relativamente constante pero la mayoría varían por dos razones: al ser utilizados por los seres vivos que posteriormente los regresan al agua y por la actividad geoquímica del mar.

La mayoría de estos oligoelementos son asimilados por los organismos vivos acumulándose en su cuerpo, por lo que pueden presentarse en cantidades mayores que las que se encuentran en el agua donde habitan.

Por su concentración los oligoelementos se dividen en dos grupos. Unos son los de concentración relativamente constante como hierro, manganeso, cobre, sílice, yodo y fósforo. Otros que tienen concentraciones variables y que se encuentran en cantidades infinitesimales que a veces sólo se sospecha que existan porque no se han aislado propiamente del agua del mar, son el cadmio, titanio, cromo, talio, germanio, antimonio y cloro, este último único de estos elementos que sí ha podido extraerse del agua del mar.

A pesar de ser escaso el hierro en el agua del mar es uno de los elementos indispensables para la vida en el océano. Se encuentra en las aguas litorales procedente de los aportes fluviales de donde lo toman los organismos, como pequeños vegetales hasta los grandes mamíferos que lo utilizan para formar la hemoglobina de su sangre.

El hierro abunda en los sedimentos marinos, sobre todo en los lodos de la plataforma continental y del litoral en forma de hierro metálico como carbonato ferroso, sulfato o sulfuro de hierro. Su concentración es de 3.4 microgramos por litro de agua de mar. Su origen puede ser: detrítico, es decir, de partículas minerales arrastradas por los ríos después de ser desgastadas de las rocas; químico, por precipitación de las sales de hierro de los sedimentos, y biológico, por la resultante de la actividad orgánica de los animales y vegetales.

El manganeso es más abundante en los vegetales marinos que en el medio líquido y cuya concentración alcanza 0.5 microgramo por litro. También se puede encontrar en los nódulos localizados en los fondos marinos.

La concentración de cobre es de 1 microgramo por litro y se incrementa si es mayor el aporte de agua dulce. En los moluscos forma parte de la hemocianina, que es su pigmento sanguíneo.

Uno de los oligoelementos más abundantes es el sílice, del que se encuentran 3 gramos disueltos por cada litro de agua. Su concentración varía de acuerdo a las cantidades que utilicen las diatomeas y los dinoflagelados, organismos microscópicos del plancton que forman sus caparazones con este elemento.

El yodo es más frecuente en las algas pardas que disuelto en el agua del mar, en la que existen 64 microgramos por litro y se utiliza en su mayor parte en la industria farmacéutica.

El fósforo se presenta como fosfatos y es otro elemento indispensable para los seres vivos. Su concentración en el agua es de 88 microgramos por litro. Forma parte de la cubierta de los dinoflagelados y permite que éstos produzcan bioluminiscencia.

Otros de estos oligoelementos provienen de la actividad radiactiva y uno de los más interesantes es el radio, que se encuentra en mayor cantidad en las capas profundas del mar; gracias a su presencia los oceanógrafos pueden calcular la edad de los sedimentos. La existencia de este radio en depósitos litorales es un factor de interés terapéutico en el tratamiento de afecciones reumáticas, de ahí el empleo de lodos marinos para tratarlas.

Gran cantidad de estos oligoelementos y los compuestos que los forman, combinados con otras sustancias orgánicas más, integran los llamados nutrientes que son indispensables para iniciar las cadenas de alimentación en el océano.

El aprovechamiento de los oligoelementos por los organismos cambia según las diferentes especies. Por ejemplo, el hierro puede ser indispensable para el crecimiento de los peces y no de los moluscos.

El agua del mar también contiene gases en disolución. Todos los gases atmosféricos se encuentran en el agua del mar, siendo los más abundantes el nitrógeno, el oxígeno y el bióxido de carbono, de los cuales el último se halla principalmente como carbonato y bicarbonato porque reacciona químicamente con el agua marina.

Los gases raros también están presentes en pequeñas cantidades como: argón, kryptón, xenón, neón y helio y, en ausencia de oxígeno, suele haber ácido sulfhídrico y probablemente también metano en zonas de agua estancada y con activos procesos fermentativos.

Como cada gas tiene su propia solubilidad, la proporción en que están disueltos en el mar no es igual a la que presentan en la atmósfera y se encuentra un promedio de nitrógeno de 64 por ciento, de oxígeno de 34 por ciento y de bióxido de carbono de 1.6 por ciento. Los gases raros representan una proporción de casi el 1.7 por ciento.

La distribución de los gases disueltos depende de la temperatura, la salinidad, las corrientes, la difusión, la mezcla y la actividad biológica, variando inversamente en ellas; por ejemplo a mayor temperatura disminuye la concentración de gases.

La fotosíntesis de los vegetales marinos y la respiración de los organismos vivos afectan la cantidad de oxígeno y de bióxido de carbono disueltos, cantidad que varía de acuerdo con la abundancia de los animales y los vegetales.

El agua superficial del mar mantiene un equilibrio con la atmósfera absorbiendo o perdiendo gases debido a las corrientes del mar que originan la evaporación, el enfriamiento y la congelación, y también a la mezcla provocada por las olas y turbulencias resultado de la acción del viento. La circulación vertical y horizontal profunda del océano se encarga luego de distribuir los gases disueltos en toda su masa.

El nitrógeno es el gas que se encuentra en mayor proporción en el mar, pero por su caracter inerte no interviene en el ciclo biológico de las sustancias nitrogenadas, aunque existen en el mar ciertas bacterias que son capaces de producirlo y otras de fijarlo.

La reserva principal en el agua del mar está constituida por los nitratos y en menor cantidad por el amoníaco y los nitritos. Estas 3 combinaciones de nitrógeno son indispensables para que los vegetales marinos puedan sintetizar sus proteínas.

La distribución del nitrógeno depende de la temperatura, la salinidad, la circulación de los procesos de mezcla y la difusión que se realiza en las aguas oceánicas. En total se han calculado 15 microgramos por litro.

El oxígeno es el gas que más se ha estudiado dada su importancia en los procesos biológicos. Sin embargo, el proceso de absorción del oxígeno por los océanos y su transporte hacia las profundidades, son los problemas que más interesan a los oceanógrafos químicos, que todavía no cuentan con una respuesta satisfactoria para explicarlos.

La distribución del oxígeno en el océano depende de la circulación de las masas de agua. En la superficie del agua está en equilibrio con la cantidad que existe en la atmósfera siendo sus valores altos, mientras que en las capas profundas la cantidad de oxígeno depende de la temperatura que estas aguas tienen en el momento en que se hundieron.

En las regiones polares el agua fría es rica en oxígeno y cuando avanza hacia las zonas tropicales se hunde perdiendo parte del oxígeno durante el recorrido, pero conservando todavía abundante cantidad.

El oxígeno en el océano puede variar de cero a 8.5 centímetros cúbicos por litro. Por debajo de los 2 000 metros la concentración de oxígeno apenas varía, manteniéndose entre 3.4 y 6.6 centímetros cúbicos por litro en el Atlántico y algo menos en el Pacífico.

El oxígeno del mar procede en primer lugar del contenido en la atmósfera y en segundo lugar del producido en la actividad fotosintética de los vegetales verdes que viven en las capas superficiales, donde penetra adecuada cantidad de energía luminosa.

El agua oceánica representa el principal regulador de la cantidad de bióxido de carbono en la atmósfera, ya que cuando este gas se produce durante la respiración de los organismos o por los procesos de la industria, aumenta su cantidad en el aire y cuando éste hace contacto con el agua de la superficie marina se disuelve transformándose en ácido carbónico.

El bióxido de carbono disuelto en el agua del mar, suele encontrarse en la pequeña cantidad de 0.3 centímetros cúbicos por litro como promedio, debido a que tiene gran solubilidad para reaccionar químicamente con el agua del mar formándose en carbonatos y bicarbonatos.

Tanto el bióxido de carbono, como los carbonatos y bicarbonatos tienen especial importancia en la vida marina. El bióxido de carbono interviene como elemento fundamental en el proceso de la fotosíntesis, y los carbonatos y bicarbonatos son parte de la mayoría de las estructuras esqueléticas de los seres marinos de naturaleza calcárea, y de ellos toman los organismos marinos los materiales necesarios para formarlas.

El bióxido de carbono llega a los océanos principalmente del aire atmosférico, contribuyendo asimismo a producirlo la respiración de los vegetales y los animales marinos. Este gas es consumido por los vegetales verdes durante el proceso de la fotosíntesis.

En la superficie donde el agua está en contacto con la atmósfera, el contenido total de bióxido de carbono depende principalmente de la salinidad y de la temperatura tendiendo a mantener una situación de equilibrio entre la cantidad de bióxido de carbono atmosférico y el que se encuentra disuelto en el agua.

Sin embargo, en aguas superficiales con temperatura y salinidades altas la cantidad de bióxido de carbono disuelto desciende por la actividad fotosintética, en la cual se consumen grandes cantidades del gas, trayendo como consecuencia una precipitación de los carbonatos.

En cambio, en aguas profundas, donde las temperaturas y salinidades son más bajas, las variaciones en el contenido de bióxido de carbono total son más amplias. Entre los 400 y 600 metros de profundidad el contenido alcanza su máxima concentración, como en las aguas profundas del Atlántico que están prácticamente saturadas de carbonatos.

En relación con la abundancia de bióxido de carbono en el océano, se tiene que considerar que durante los últimos 100 años el hombre ha utilizado en su industria abundantes combustibles de origen fósil, como petróleo, carbón y gas natural, lo que ha producido aproximadamente 2 000 millones de toneladas de este gas, que se fueron añadiendo a la atmósfera cada año y si todo quedara en ella aumentaría hasta alcanzar 1.6 partes por millón al año, pero como sólo se queda la mitad el aumento ha sido de 0.7 partes por millón. Ello se debe a que la mayor parte del bióxido de carbono penetra en los océanos, es decir, éstos actúan como un moderador.

En el agua del mar existe un equilibrio entre las variaciones de oxígeno y de bióxido de carbono, ocasionado por el consumo del primero durante la respiración de los organismos marinos y su producción en el proceso fotosintético.

La zona donde la producción de oxígeno por fotosíntesis excede al consumo respiratorio es la zona fotosintética, y la profundidad donde el consumo y la producción son iguales se llama zona o profundidad de compensación. Esta profundidad varía grandemente de un océano a otro y depende, principalmente, de la transparencia del agua, por lo que la profundidad de compensación será menor en los lugares de mayor densidad de partículas en suspensión, a lo que se denomina turbiedad.

La proporción en que se encuentran todos estos gases disueltos en el agua del mar está íntimamente relacionada con la abundancia y distribución de los seres vivos en el océano.

A veces, los biólogos y los aficionados a montar acuarios marinos, necesitan fabricar agua de mar artificial, logrando preparar una solución que si no resulta del todo idéntica a la del mar, al menos se aproxima bastante. Esto lo hacen agregando a un litro de agua destilada cloruro de sodio, magnesio, calcio, potasio, estroncio, sulfato de sodio, bicarbonato sódico, bromuro de potasio, fluoruro sódico y ácido bórico en una proporción de 35 gramos por litro.

Fórmula del agua del mar*

Cloruro de sodio 24
gramos
Cloruro de magnesio 5

Sulfato neutro de sodio 4

Cloruro de calcio 1.1

Cloruro de potasio 0.7

Bicarbonato de sodio 0.2

Bromuro de sodio 0.096

Ácido bórico 0.026

Cloruro de estroncio 0.024

Fluoruro de sodio 0.003

Agua destilada 1.000 mililitros

(*Salinidad aproximada 34.5%-pH 7.9-8.3)

Los oceanógrafos continúan estudiando la composición química del agua de los océanos, no sólo para entender los interesantes problemas científicos que se plantean en su estudio, sino con el afán de contestarse preguntas como: ¿hay alguna esperanza de que se pueda utilizar la abundancia de elementos químicos disueltos en el agua del mar en beneficio del hombre?

Alejandro Vega Ossorio

JEMG OC

GC13

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *