La Atlántida y las Antiquísimas Escenas de Navios (6.000 años) de la Cueva de Alta Laja en España

LAS PINTURAS DE BARCOS DE LA CUEVA GADITANA DE “LAJA ALTA” PODRÍAN SER VARIOS MILES DE AÑOS MÁS ANTIGUAS.
Por Georgeos Díaz-Montexano, Historical-Scientific Atlantology Adviser for National Geographic, Emeritus President of Scientific Atlantology International Society (SAIS), Accepted Member of The Epigraphic Society.

Si inesperadas resultaron las dataciones del equipo de científicos de la Universidad de Granada, dirigidos por los doctores Eduardo García Alfonso y Antonio Morgado Rodríguez, donde se le otorgó a la escena portuaria y a todos los barcos una antigüedad no menor de unos 6000 años, el análisis de las fuentes primarias escritas sobre una alta civilización marítima, podría revelar una mayor antigüedad de varios miles de años.
En el Timeo y el Critias se fija el origen de la historia de Atlantis y de Atenas en el 9000 antes de los tiempos de Solón, es decir, hace aproximadamente unos 11 570 años. Sin embargo, en esa fecha del inicio, tal como se indica en el mismo relato de Critias, los humanos no conocían aún el arte de navegar y construir barcos.
No hay en el Critias una indicación exacta de cuándo los atlantes comienzan a construir barcos, solo que ello sucedió tiempo después, cuando ya habían pasado muchas generaciones o mucho tiempo. No obstante, es válido suponer que los atlantes no hayan tardado demasiados miles de años para aprender el arte de la navegación.
La fecha obtenida en 2016 por el equipo de la Universidad de Granada que sitúa en el 4200 a. C. (hace unos 6000 años) el momento en que habrían sido realizadas las pinturas de los barcos y toda la escena portuaria, equivale a unos 3630 años antes de Solón. Dentro del contexto de la leyenda histórica de la Atlántida, aún parece demasiado reciente. Si las fechas ofrecidas por los sacerdotes egipcios son más o menos correctas, los atlantes debieron aprender el arte de la navegación no muchos miles de años después del inicio de su historia como pueblo.
Así, dentro del contexto de la teoría que defiendo, donde esta escena portuaria y de navegación sería un eco o recuerdo (sin descartar incluso un testimonio contemporáneo) de la misma tradición o leyenda que llegó hasta los egipcios sobre la existencia de una alta civilización marítima en el Atlántico, encajaría perfectamente en todo ello el hecho de que esta datación de hace unos 6000 años no sea evidencia del momento en que surge esta civilización marítima sino algo posterior. De hecho, una civilización no llega de la noche a la mañana a tan alto nivel en cuanto a construcción y diseños de barcos propulsados por remos y velas. Detrás de esos barcos de la Cueva de Laja Alta de Jimena de la Frontera, Cádiz, debe haber ya una larga historia evolutiva en cuanto a tradición marinera y construcción de barcos.
De acuerdo a la anterior, propongo que la escena portuaria de la Cueva de Laja Alta, aunque representada hace unos 6000 años, podría perfectamente responder a la memoria o recuerdo de una alta civilización que realmente pudo haber comenzado a construir barcos para la navegación marítima en algún momento entre el 8 000 a. C. (hace unos 10 000 años) y el 5000 a. C. (hace unos 7000 años), como fecha más reciente. De modo que la representación de la Cueva de Laja Alta se habría realizado varios miles de años posterior a los tiempos en que realmente comenzaría la navegación marítima, al menos en los alrededores del Estrecho de Gibraltar.
De aceptarse esta hipótesis -al menos desde un punto de vista lógico- las implicaciones serían aún mucho mayores de lo que ya lo son, para los orígenes de la primera alta civilización marítima de la humanidad, que en este caso, se sitúa en el Occidente. No todo tiene porque venir siempre de Oriente. Seguramente también existiría un “Ex occidentis lux”, al menos para algunos aspectos significativos y algunos altos logros de la humanidad como podrían ser la misma navegación marítima a velas y las primeras proto-escrituras, tal como vengo proponiendo desde hace ya casi tres décadas.
Los antiguos egipcios atribuían la invención de la vela a la diosa Isis, la leyenda dice que cuando esta buscaba a su hijo Horus, para que la embarcación fuera más de prisa, se le ocurrió erigir en el medio de la misma un palo con un lienzo que podía captar el viento. Sin embargo, los griegos afirman que fueron dos los inventores, o Dédalo, cuando este escapó del laberinto del Minotauro en Creta, o el mismo dios de los vientos, Eolo.
Ahora, sin embargo, podemos decir que ni egipcios ni griegos, sino antiguos habitantes de las costas atlanto-mediterráneas de la península ibérica, fueron los primeros en construir barcos propulsados por velas, además de por remos, pues solo en el Sur de Iberia ha sido hallado -hasta la fecha- la más antigua representación de una serie de barcos con velamen, y las más recientes dataciones científicas por radiocarbono apuntan a más de 6.000 años, es decir, como mínimo unos mil o quinientos años antes que la más antigua representación rupestre de un velero egipcio, y más de dos mil años antes que los primeros construidos por griegos micénicos y minoicos.
El revelador hallazgo es conocido desde hace algunas décadas y fue descubierto en el parque de los Alcornocales de Jimena de la Frontera,Cádiz, en una cueva conocida como Laja Alta.
Desde el primer momento la hipótesis dominante ha sido que estábamos ante representaciones de barcos provenientes del Mediterráneo oriental o del Egeo. Barcos que serían minoicos o micénicos, o incluso más recientes aún, fenicios.
Esta última hipótesis ha sido la que más seguidores ha tenido en el mundo académico, salvo unas pocas excepciones que apuntaron a la posibilidad de
que fueran barcos de los tiempos del Calcolítico.
Desde hace unos veinte años he venido trabajando con la hipótesis de que fueran barcos construidos entre el Calcolítico y la Edad del Bronce. En cualquier caso, siempre anteriores a la llegada de los fenicios y griegos, por muy “reciente” que parecieran en su aspecto.
El principal argumento al que me había estado agarrando durante todo estos años, es el mismo que ha servido a los pocos que hemos creído en esta antigüedad anterior a las colonizaciones fenicias. Me refiero al hecho de que todo el arte que rodea a los mismos barcos es de un estilo claramente considerado como esquemático, asociado al Neolítico pero al parecer también al Calcolítico.
De hecho, se aprecia al menos tres representaciones de rostros oculados, una posible deidad de grandes ojos (¿diosa búho?) que, según parece, solo fue adorada (al menos con ese aspecto) durante el Calcolítico.
Por otra parte, algunos signos situados hacia el lado noroeste de los barcos son claramente de tipo “alfabetiformes” y presentan cierta secuencialidad (escritos de derecha a izquierda), lo que me llevó a considerarlos como signos de una antigua escritura lineal pre-fenicia, y quizás también pre-tartessia; aunque más apropiadamente podría (debería) llamarse proto-tartessia, puesto que tales signos se encuentran dentro del signario de la misma escritura tartessia, sudlusitana o del Suroeste, con un ligero cambio de orientación en uno de los signos, muy semejantes también a algunos caracteres del signario Proto-Cananita, un sistema de escritura usado entre los siglos XVII y XI AC por antiguos pueblos semitas prefenicios de los tiempos en que minoicos y micénicos navegaban por el Mediterráneo oriental y el Egeo. La forma de uno de los signos (usado para el fonema /b/ o /be/ en la cueva Laja Alta) es idéntico a la letra beth del signario Proto-Cananita de Laquis (datado entre los siglos XV y XIII AC.) hasta en la orientación y giro de la misma. Véase en página anterior tabla comparativa de las formas de la beth (señaladas con una línea roja) en el signario Proto-Cananita, y debajo en la inscripción de Laja Alta
Como bien concluye el Dr. García Alfonso
en el citado documental español, “El
Neolítico: puerta de la civilización” (junio,
2016): “Hay que tener la mente un poco
abierta, y pensar que quizás la historia
no es como la hemos contado en los
últimos cuarenta o cincuenta años”.
Videos relacionados
Vídeo sobre las dataciones científicas de los barcos: https://youtu.be/Oay0jm6xwJE 
Artículos relacionados:
Según Pausanias, Poseidón era el creador de los caballos y de los barcos con vela.https://www.facebook.com/georgeosdiazmontexano/posts/1494139687295867
En Iberia se construyeron los primeros barcos a vela del mundo. http://atlantisng.com/blog/en-iberia-se-construyeron-los-primeros-barcos-a-vela-del-mundo/
El pre-tartésico dios Poseidón de Jimena de la Frontera, Cádiz. http://atlantisng.com/blog/el-pre-tartesico-dios-poseidon-de-jimena-de-la-frontera-cadiz/
Nueva hipótesis semítico-tartésica sobre el origen del nombre de España. http://atlantisng.com/blog/nueva-hipotesis-semitico-tartesica-sobre-el-origen-del-nombre-de-espana-2/
“Antigüedad de las Anclas Atlánticas. “El resurgir de la Atlántida” de James Cmaeron y Simcha Jacobovici et alii, para National Geographic.” https://www.facebook.com/georgeosdiazmontexano/photos/a.663983696978141.1073741830.663817383661439/1729182460458254/
Póster divulgativo con calco fidedigno de barcos, puerto e inscripciones de la Cueva de Laja Alta de Jimena de la Frontera, Cádiz, por Monik Perz (www.MonikPerz.com)

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.