Asiáticos en México y Perú Precolombinos

La influencia asiática en América Precolombina es un hecho real, largamente ignorado por la Arqueología oficial.
La sola visita al Museo Arqueológico del Distrito Federal en México, o a los Museos de Sitios Arqueológicos como el de Palenque, La Venta, es un “paseo” a través de esculturas que son de estilo netamente asiático.

Desde los personajes “Olmecas” de indiscutibles rasgos asiáticos, hasta algunos manufacturados por los mayas, todos ellos reflejan la presencia de al menos una corriente migratoria que interactuo con los amerindios. Sin dejar de recordar, por supuesto, el mestizaje racial entre mayas lacandones (de la Selva Lacandona del estado de Chiapas) con chinos precolombinos y el parecido entre el dialecto maya Tzotzil hablado por lacandones y el dialecto chino de la zona del Rio Hoang Ho (Rio Amarillo) de China.

Este último hecho fue constatado por el Investigador Arqueológico mexicano Gonzalez Calderón en 1973, acompañando al Embajador de China Siong Sia Hue en su visita a la ciudad de Chamula, en Chiapas. El embajador, habló en dicho dialecto chino con Notables de los Mayas Lacandones de Chamula. Con cierta dificultad, pero se entendieron directamente, como pueden hablar entre si un brasilero y un argentino o un español y un portugues.

Vega Ossorio, de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas de la Orden del Cetro, junto a dos Guías Mayas Lacandones, en el Sitio Arqueológico de Bonampak, Selva Lacandona de Chiapas, México

Luego de los trabajos del Investigador de primera línea Octavio Luis Gonzalez Calderón en sus dos libros “Arte Olmeca y Maya, la Influencia Asiática” y “Los Señores de Jade” que son una demostración cabal y contundente, seguir ignorando la presencia de pueblos asiáticos, es francamente autodeclararse un ignorante.

La obra de Gonzalez Calderón no sólo abarca una impresionante colección fotográfica de pruebas, sino también un importante Museo privado en la Ciudad de Coatzalcoalcos, Veracruz, México.

Chino. Compárelo con los Mayas Lacandones actuales y con las figurillas Olmecas de rasgos asiáticos

Por cortesía del personal del Museo Arqueológico de Coatzalcoalcos, reproducimos aquí algunas imágenes de dichas pruebas, además claro está de las que hemos coleccionado nosotros en nuestras visitas a al Museo Arqueológico del Distrito Federal en México.

Demás está decir, que no sólo el Museo de Coatzacoalcos contiene decenas de piezas sobre la influencia asiática, sino también de la influencia de pueblos blancos sobre el area Olmeca, tema que tratamos extensamente en “Troyanos en América Precolombina”.

Observe la posición de las manos de esta figurilla maya y los detalles de la vestimenta. ¿Influencia India? ¿Influencia China?

¿Un “Buda” en América Prehispánica?

Las figurillas de barro en pose de meditación, de la zona arqueológica de Lagartero, Estado de Chiapas (zona Maya), las cuales son exhibidas en el Museo de DF, Mexico, sin mayores explicaciones e ignorada, son de singular importancia y, contradicen a la arqueología oficial.

La llegada de grupos asiáticos por las costas del Pacífico Mexicano hasta la zona olmeca, trajo un despertar súbito e “inexplicable” en el arte escultórico. Una tecnología del tallado que lleva siglos refinar, “súbitamente” aparece en el area olmeca en pleno esplendor y desarrollo sin haber pasado por las “etapas previas”. Estamos hablando del arte de tallar jade, práctica común y muy anterior en China.

La única explicación es aceptar que el arte de tallar el jade (que comparten solo China y los pueblos mesoamericanos) fue importado a las Americas por inmigrantes provenientes de china. Además claro está que la técnica de fabricar papel, tan extendida en las culturas mesoamericanas, es prácticamente igual a la de china y japón antiguos.

 

Vestimenta de los “Budas” Mayas

Es así que estos inmigrantes chinos, se mezclaron Veracruz y Tabasco, con los amerindios preexistentes y los blancos y negros de la inmigración que había ocurrido en el 1.200 antes de nuestra era en lo que hoy llamamos “Cultura Olmeca” y que hemos detallado extensamente aqui.

Esta influencia pudo haberse repetido en el tiempo, con el viaje que en el año 458 de la era cristiana, Hui Seng un monje budista, realizó desde la costa norte de China y aprovechando la corriente cálida ecuatorial del Pacífico, pasando por Japón, las islas Buriles, las Aleutianas y por último California y México. El monje regreso a China en el año 499, es decir 41 años después y dio parte de sus viajes en la corte.

Habló de nuevas tierras, Fusang, un país exótico y tan alejado que algunos escritores lo consideraron mítico o fantasioso. Explico detalles curiosos sobre los nativos y como enseñaron el budismo a algunos de ellos y como empleaban una escritura que grababan en la corteza de la planta Fusang, un misterioso árbol que por la descripción dada bien podría tratarse de secuoya gigante, árbol capaz de vivir 1000 años.

Viaje verosímil, aunque discutido hoy en día. Pero dejando de lado las andanzas reales o supuestas de Hui Seng, es un hecho incontrastable la presencia de inmigrantes asiáticos en América precolombina.

 

Tara Blanca, Divinidad Budista, observe las posiciones de sus manos.
Buda con Swástika, Símbolo Solar Indoeuropeo. Hoy símbolo de la “buena suerte”, extendido y usado en toda asia, sin los prejuicios impuestos en occidente.
Representación de Buda. Observe la posición de sus manos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los “Budas” Mayas en su vitrina en el Museo Antropológico de DF, Mexico, junto a un “demonio” maya con un peculiar sombrero tipo “bombin”

 

 

En estas fotografías, comparación de tipos raciales chinos, contra Cabezas Olmeca
En la fila de arriba: muñecos chinos. En la de abajo: muñeco olmeca, que presenta los mismos agujeros laterales para insertar mechones de cabello a la usanza china

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Interesante pieza de la Cultura Olmeca, que en realidad fue una mezcla de culturas y de razas, unidas por la arqueología, en una alegre “melange”. Sus rasgos son asiáticos y es arte surrealista precolombino.

El rostro se repite en todos lados y, además, sale una figura “fantasmal” (¿pensamiento?) de la frente del personaje. Marcamos las sucesivas “bocas” y caras.
Aquí, se evidencian los diversos rostros integrados en esta pieza de arte surrealista. Se encuentra expuesta en el Museo Arqueológico del Distrito Federal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Prisionero de Guerra de los Mayas, de rasgos asiáticos, barba candado y bigote. Figurilla Maya de Terracota que muestra a un dignatario con barba y bigote, que obviamente no es de raza maya. 
Prisionero de Guerra de los Mayas, de rasgos asiáticos, barba candado y bigote. Museo de Sitio de Palenque, Chiapas, Veracruz. indica a las claras un encuentro entre ambas culturas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más esculturas Olmecas con rasgos Asiáticos. Todas del Museo de DF y el de Coatzalcoalcos, Mexico

 

 

 

 

 

Esculturas Totonacas con rasgos Asiáticos. Todas del Museo de DF y el de Jalapa, Mexico

 

¿Un Elefante en América Precolombina?

En la imagen anterior vemos un elefante en un Tocado Maya de Palenque, Chiapas, México. Los elefantes estaban extinguidos en América. El que se ve aqui, en el tocado, es un elefante de tipo asiático de colmillos y orejas cortas. Esto prueba que los Mayas sabían de la existencia de los elefantes, lo cual implica que al menos una vez hubo un contacto con gente proveniente del Asia. Este tipo de máscaras rituales con tocados representando elefantes son comunes en la India e incluso en China.

Creemos que las imágenes que estamos mostrando son lo suficientemente contundentes como para terminar con las dudas: hubo influencia asiática en América (al menos queda demostrado para México). Ya no es una cuestión racial, es decir si los rasgos son asiáticos o de amerindios, cuestión que puede estar sujeta a la subjetividad del observador.

Es una cuestión clara: aquí se ve una clara influencia cultural asiática La pose de meditación tan específica, en la figurita de barro de la zona arqueológica de Lagarteros, Chiapas, México, tan forzada, no puede ser un motivo artístico “espontáneo” que puede surgir en cualquier lugar y momento. O bien, hubo asiáticos, de religión budista incursionando en suelo mexicano en tiempos prehispánicos o, al menos hubo contactos comerciales (intercambio de mercancías) en las costas mexicanas del pacífico. O al menos un intento de transmitir la religión.

China: una potencia marítima

China fue una potencia marítima durante siglos, desde el punto de vista de la ingeniería naval, los barcos chinos del siglo III a. J.C. podían llegar muy bien a las costas de América. Se estima que se podían construir barcos de 6 a 8 metros de manga, 30 m. de eslora y de 50-60 toneladas de desplazamiento. Y esto alrededor de los años 221 a 206 a.c.

Para tener un punto de comparación, es bueno recordar que la Santa María, nave capitana de Colón, medía 34 metros de eslora y desplazaba casi 100 toneladas; la Pinta, 40 toneladas, y la Niña, de apenas 18 metros de eslora, era de 50 toneladas de desplazamiento. Pero esto, diecisiete siglos después. Joseph Needham, el reputado autor de “Science and Civilisation in China”, informa que el junco o shampan se usó en China desde el siglo X a.c., que se utilizó timón de popa desde el siglo I a.c.; que en los siglos V y VI ya existían barcos de rueda a paletas; en el siglo XIII China poseía juncos de tres palos para navegación de altura, y que entre 1100 y 1450 la flota oceánica china fue sin duda la mayor del mundo.

Pruebas Adicionales

Se han encontrado restos de naufragios de barcos chinos en las costas de Quiver (sur de Alaska) y anclas redondas de piedra de embarcaciones sacadas del fondos marino de Palos Verdes, una península a pocos kilómetros al sur de Los Ángeles, California. Se encontró manganeso sobre estas rocas indicando una larga inmersión en el fondo del océano, de entre 500 y 1000 años. En América no se usó jamás este tipo de piedra. Anclas Chinas en América

Monedas

Los primeros europeos que llegaron a las costas de la Columbia Británica (Canadá) comentaron que los indígenas tenían máscaras ceremoniales de madera, en algunas de las cuales los ojos estaban hechos con monedas (al parecer) chinas: monedas con un pequeño agujero en el centro. Pero esto es un indicio porque no hay descripciones gráficas al respecto.

Parecidos Linguisticos

El lenguaje es otro punto de afinidad. Hay similitud, entre palabras del chino y del maya. Una leyenda maya explica el origen de sus antepasados en una corriente migratoria de desconocidos que llegaron a Yucatán por el mar del Oeste. Se han encontrado semejanzas entre los dialectos mayas y la lengua china antigua. Mediante el método lingüístico contrastivo, que se emplea para comparar dos idiomas, se eligieron 100 palabras populares de cada lengua y se encontró que 22 son similares en la pronunciación, sobre todo con dialectos de China Suroeriental.

Cerámicas

A esto se suman otras evidencias, como las semejanzas entre las artesanías mayas y chinas. En la artesanía maya se reconoce un “estilo chino”, sobre todo en piezas encontradas en Campeche, muy similares a artesanías de la dinastía Tang. La toponimia peruana es otro dato decisivo y muy a tener en cuenta a la hora de poder afirmar que en tiempos precolombinos hubo una intensa relación entre China y Perú. Se han localizado 89 nombres peruanos que tienen un significado en chino, y también 118 nombres geográficos peruanos que tienen su equivalente en nombres geográficos chinos.

Forma de Calcular los Eclipses

Astrónomos chinos de la dinastía Han así como los antiguos mayas usaban exactamente los mismos complejos cálculos para dar aviso acerca de la posible ocurrencia de eclipses lunares o solares.

Leucemia asiática en momias precolombinas de Chile.

El retrovirus ha sido encontrado al estudiar 104 momias, de unos 1.200 o 1.500 años de antigüedad, preservadas en el desierto de Atacama, norte de Chile, bien conservadas gracias a la sequedad y al salitre de los terrenos. En dos de las momias se pudieron obtener muestras de ADN de la médula ósea y las secuencias coinciden perfectamente con las del virus tipo HTLV-1, que actualmente infecta a los japoneses. Este hallazgo confirma que estos virus, originarios de Asia, llegaron a América antes de que lo hicieran los españoles. También se han encontrado anticuerpos entre indios mapuche de Chile contemporáneos.

Sistema de Memorización a Bases de Cordones y Nudos

Los cordones anudados, “schatzu”, es un antiquísimo sistema chino de anudar cordones mucho antes de que entre ellos se conociera la escritura: colocaban nudos a cierta distancia, utilizando colores diferentes y mediante precisas convenciones se creaba un código de señales que sustituían formas de contar y de escribir. Lo sorprendente es que igual sistema se encontró entre los incas, tan evolucionado que servía de registro público para los anales y las cuentas del Estado, las observaciones astronómicas, los tributos e impuestos, e incluso como medio de comunicación, puesto que servía para transmitir, a largas distancias, noticias y mensajes.
Entre los incas se llamó quipus o quipos, y entre los chinos se llamó el método qi pui, “memorizar a espalda.

Influencia China en Perú

El siguiente texto fue extraido de: https://elcomercio.pe/mundo/actualidad/china-restos-demostrarian-pasado-ligado-peru-182863

Desde hace dos décadas, los investigadores chinos Song Baozhong y Wang Dayou estudian los contactos entre la antigua China y la América precolombina. En el 2006 recorrieron el PerúEcuador Bolivia, tras los pasos de lo que se conoce como el “viaje de los Yin hacia el este”. De acuerdo con sus hipótesis, los antiguos peruanos tendrían origen chino.

La última capital de la dinastía Shang estuvo ubicada en la ciudad de Yin. Fue allí donde el reinado alcanzó su apogeo, pero también su ocaso. Este período se conoce como Shang-Yin. Según antiguos libros chinos, cuando la dinastía colapsó, un desencantado príncipe Yin, que rechazó ceder el poder a sus enemigos, partió de China con su ejército y se dirigió hacia el este.

Los expertos chinos afirman que los clanes que dieron forma a las culturas de México y el Perú son descendientes directos de los Yin. La última etapa de la dinastía Shang coincide cronológicamente con la primera etapa de la cultura Chavín. Desde entonces, los intercambios podrían haber sido más frecuentes y en distintas épocas.

DINASTÍA MADRE

En 1999, el arqueólogo Tang hizo historia cuando descubrió vestigios de una antigua ciudad amurallada de la dinastía Shang (1600 a.C – 1046 a.C) en la provincia de Henan. No solo es la primera dinastía china cuya existencia está comprobada con hallazgos arqueológicos, sino que además es considerada la cuna de la civilización china.

“La historia de la escritura en China se inicia en la dinastía Shang. Los huesos oraculares son evidencia científica de que se trata de uno de los sistemas de escritura más antiguos del mundo”, explica el experto. Estas inscripciones se hicieron sobre caparazones de tortugas y huesos de animales, en ocasiones con un pincel.

A través de los huesos oraculares se ha podido conocer la genealogía real completa de la dinastía Shang, así como sus creencias y organización social. “El culto a los ancestros, el concepto de familia y los ritos son de esa época”, señala Tang. El bronce estaba destinado a vasijas ceremoniales y armas.

(Patricia Castro)
Esta es la representación de Taotie en una máscara de bronce de la cultura china Sanxingdui, una civilización poco estudiada. (Foto: Patricia Castro)

Según el arqueólogo, la estructura arquitectónica llamada ‘siheyuan’, compuesta por un patio rodeado por cuatro edificios, y que perduró hasta el siglo pasado, aparece en la dinastía Shang. En el sitio arqueológico de Yinxu –donde habitaba el grupo Yin– se han encontrado tumbas y palacios que son prototipos de la arquitectura china.

“Mataron a mucha gente y esa fue una de las razones de su fin. Hacían sacrificios humanos para honrar a sus ancestros. Las víctimas podían ser de buena posición social o esclavos. Pero también secuestraban a campesinos para sacrificarlos. Hemos encontrado muchos cuerpos sin cabeza”, cuenta el arqueólogo.

(Patricia Castro)
Felino antropomorfizado en cobre de la cultura Mochica.

EXTRAÑAS COINCIDENCIAS
A principios del 2014, durante una visita académica, un profesor de la Universidad de Stanford le mostró piezas de la cultura Chavín. Tang reconoció ciertas similitudes con la dinastía Shang. “Aunque hasta aquí no podemos concluir que los Yin cruzaron el océano rumbo a Mesoamérica. Aún estamos lejos de ese punto”, sostiene.

Contemporánea a la dinastía Shang floreció la cultura Sanxingdui, en la provincia de Sichuan, considerada una misteriosa civilización que no aparece documentada en los antiguos libros chinos. Hallazgos como grandes máscaras cubiertas de láminas de oro y cabezas de bronce son hasta hoy un enigma para los especialistas.

Un motivo que aparece en las vasijas de bronce de la época Yin (dinastía Shang) y en las máscaras de Sanxingdui es el Taotie, una mezcla de dragón y felino, con ojos protuberantes, marcadas ventanas nasales, colmillos, cuernos y garras. Suele estar representado con un cuerpo y dos cabezas que pueden ser de dragón, fénix o serpiente.

Se trata de un ogro de la mitología china, uno de los 9 o 14 hijos del dragón. Su nombre se debe a su voraz apetito. Es un tótem protector que está ligado a un contexto religioso o de guerra, ya que se registra en piezas o herramientas que cumplen estas funciones. Simboliza la valentía, la agresividad y la fuerza.

Para Song Wang, este elemento chino está presente en cerámicas y esculturas preincaicas, siempre de carácter religioso o guerrero. El felino de la iconografía Chavín es en realidad la representación de Taotie, que además aparece en un pectoral de oro y en la Estela de Raimondi, afirman convencidos.

Estas y otras representaciones –según los estudiosos chinos– se extienden a las culturas MochicaNascaParacas y hasta los incas, donde además es posible reconocer antiguos caracteres chinos en ceramios, artefactos, túnicas, tapices y geoglifos. En todos los casos, los trazos están dispuestos y vinculados al concepto de poder.

“Hemos llegado al punto de que es necesario hacer estudios científicos. Propongo comparar el ADN de restos de la dinastía Shang con los de la cultura Chavín o posteriores. Podemos mandar las muestras a laboratorios en EE.UU. Canadá. Solamente con estas pruebas confirmaríamos un pasado compartido”, plantea Tang.

 

Alejandro Vega Ossorio

JEMG

Orden del Cetro

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.