Templarios en la Patagonia y las Ciudades de los Cesares parte III

El “increíble” Relato de los “Indios Afectuosos” Los “Indios Blancos” de América

Relación de Herrera

“El grumete Francisco del Puerto no fue asesinado, pero sus compañeros confundidos al haber perdido a su líder, no intentan rescatarlo y retornan junto a los otros dos barcos. Tomando el mando Francisco de Torres (cuñado de Díaz de Solís), regresaron inmediatamente al mar, aprovisionándose de la carne de 66 lobos marinos en la isla de Lobos. Salaron la carne y llevaron los cueros que luego vendieron en Sevilla.

Imagen de representación de los indios de America.

Del Puerto permaneció en Martín García hasta el arribo de la expedición de Sebastián Gaboto, cuando fue recogido años después. Francisco del Puerto le habló a Gaboto de la Ciudad de los Césares, que creía que se encontraba remontando el río, por lo que Gaboto abandonó la misión que tenía encomendada y buscó la ciudad.
Aunque no la encontró, habló de la misma a su regreso a España, lo cual motivó al rey español a colonizar el actual territorio argentino…”.
Nosotros nos preguntamos: ¿Qué tenía de especial Francisco del Puerto, un simple grumete, para que los Indios Charrúas lo cuidaran y “mimaran” tanto? ¿No le llama la atención que no le mataran? En la Expedición de Alejo García hablaremos más del tema.

Retorno a España

Al pasar frente a la isla Santa Catalina, naufragó una de las Carabelas en la Laguna de los Patos, quedando 18 Marineros en la costa, entre ellos Melchor Ramírez y Enrique Montes.

Isla de Santa Catalina.

Estos náufragos se separaron, 7 viajaron hacia el norte en busca de los portugueses, que los hallaron y los enviaron a Lisboa. Otros 6 permanecieron en Los Patos, y el portugués Alejo García se aventuró con algunos de sus compañeros y centenares de indígenas en busca de la Sierra de la Plata en dirección al Alto Perú, muriendo asesinado al regresar.

Potosí

¿No le llama la atención que a Alejo García, a un “simple Náufrago” un “sublime desconocido” le acompañaran “centenares de indígenas” en una expedición? Los dos barcos restantes llegaron al cabo de San Agustín, en donde recogieron Palo Brasil y retornaron a España, arribando a Sevilla el 4 de septiembre de 1516.

Palo Brasil

Desde entonces el estuario del río de la Plata fue conocido en España como Río de Solís.

Hombre dando clases en una escuela, de la Asociación de Descendientes de Charruas

La Expedición de Alejo García alcanza el éxito, pero él muere en el intento.

Esta Expedición es muy aleccionadora porque nos permitirá entender el porqué del rápido éxito de los españoles en América y hará evidente muchas de las fantasías con las cuales nos llenaron la cabeza de niños… Alejo García no descubre la Ciudad de los Césares, solo encuentra regiones del Incanato a las cuales saquea con apoyo indígena. Sin embargo, su hallazgo de riquezas que confirman las leyendas de los indios, contribuye al aumento de la leyenda y a las confusiones que genera la posterior Expedición de Francisco César.

¿Nadie se pregunta por qué Alejo García y los otros náufragos pudieron sobrevivir en tierra supuestamente “bajo dominio del salvaje” tantos años?
¿Por qué no fueron inmediatamente asesinados? ¿No le llama la atención?
¿Cómo es que hasta se “da el lujo” de “reclutar más de 2 mil indios” y organizar una expedición al alto Perú (Bolivia)?

Estamos hablando del año 1515, Perú todavía estaba bajo el mando Incaico, ni siquiera Pizarro había desembarcado.
Eran tierras supuestamente “apenas conocidas”. El Estrecho de Magallanes todavía no había sido “descubierto” (recién en 1520 aunque ya conocía como secreto de estado por el Mapa de Waldsemuller). ¿Acaso Alejo García y los otros náufragos eran “Dioses Esplendorosos”? ¿En qué idioma se comunicaba con ellos? Nota: Alejo García estaba entre tribus aliadas… Aleixo García era portugués… Los portugueses, franceses y otros hacía décadas que extraían Pino Brasil, conocido desde la Edad Media en Europa, mucho antes del “Descubrimiento” de Colón… Y, antes que ellos, los Templarios, estuvieron durante dos siglos incursionando en Santa Catalina (Brasil) en busca de la plata con la cual inundaron Europa…Y, antes que ellos, vikingos daneses se habían alzado con el control de Tiwanaku (Segundo Imperio)…Y, antes que ellos, una oleada inmigratoria blanca ya había poblado el continente, incluso formando el Primer Imperio de Tiwanaku . Los Tiwanacotas del Segundo Imperio, habían creado una aceitada alianza con los Guaraníes y, con ellos, dominaron el Paraguay y el sur del Brasil.
La Expedición de Alejo García alcanza el éxito, pero él muere en el intento. Esta Expedición es muy aleccionadora porque nos permitirá entender el por qué del rápido éxito de los españoles en América y hará evidente muchas de las fantasías con las cuales nos llenaron la cabeza de niños.
No es para nada sorprendente que Solís, Caboto y los náufragos recibieran apoyo inmediato. Ver personas de raza blanca en América no era para nada novedoso. ¿Por que cree usted que los Jesuitas eligieron a los Guaraníes para crear sus Misiones Jesuíticas? Acaso se sentaron en Roma y dijeron “de pin, marie, pingue” y eligieron la región al azar? No, los jesuitas, como todos los demás sabían adónde iban. Había otra razón para que Alejo García recibiera apoyo. El Segundo Imperio de Tiwanaku hacía rato que había caido, ahora dominaban los Incas (lejanos descendientes de los vikingos daneses de tiwanaku). El Incanato se había convertido básicamente una pequeña minoría blanca muy corrupta, conduciendo a millones e amerindios subyugados que aprovechaban cualquier ocasión para alzarse en contra de ellos. No se crea las historias “edulcoradas y llenas de almibar” que nos cuentan actualmente del “Maravilloso Imperio el Inca en contacto y respeto con la Naturaleza”. Es todo una historieta para el consumo popular generada por politicos e intelectualoides de turno que solo leen “tacos de almanaques”.

La Verdad es otra

¿Por que cree que el Imperio Inca cayó tan rápido bajo dominio de tan solo algo más de 200 españoles de Pizarro? Cayó porque las tribus subyugadas se pasaron del bando español y porque la Nobleza Incaica estaba inmersa en la más absoluta corrupción por el poder. Pizarro llega justo en el medio de una Guerra Civil. Entre las impopulares prácticas del Incanato estaba la de crear colonias con Mitimaes. Si una Tribu era algo “inquieta”, inmediatamente se la trasladaba a cualquier otro lugar del imperio, desarraigándola por completo. El término “mitimaes” proviene del quechua: mitmac, ‘esparcir. Eran pues grupos humanos extraídos de sus comunidades por autoridades del Imperio inca y trasladadas de pueblos leales a conquistados o viceversa para cumplir funciones económicas, sociales, culturales y políticas.

Es así que muchos amerindios estaban hartos de la tiranía del incanato y dispuestos a colaborar con cualquier blanco que deseara ir a conquistarlos o a saquearlos. Fue por esto que los indígenas apoyaron a Alejo García.

Volvamos al tema de Alejo García, “el náufrago que se congració con los indígenas”. Estando como “náufrago” en Santa Catalina, organizó por su cuenta una nueva expedición en la que figuraban gran número de guerreros avá (es decir, guaraníes) para recorrer aquellas tierras. Entre 1521 y 1525 recorrió el río Paraguay, llegó hasta los límites orientales del Tawantinsuyu (Incanato), atacó la región de Cochabamba en lo que hoy es la actual Bolivia, pasando por el Chaco Boreal. La expedición que partió en 1524 el Puerto de Patos en la Isla Santa Catarina, contaba con 2 mil hombres, la mayoría de ellos “Indios” (y si la minoría no lo era, ¿que eran? ¿extraterrestres?. Eran blancos. ¿Blancos? ¿de donde salieron?) y consiguió encontrar las riquezas que buscaba, pero fue atacada por los payaguás (etnia rival de los guaraníes), que mataron a buena parte de sus integrantes, entre ellos a Alejo, que fue enterrado en donde hoy se levanta la ciudad de San Pedro de Ycuamandiyú, capital del departamento paraguayo de San Pedro.

¿Leyó lo que acabamos de escribir?: “Partió del Puerto de Patos de la Isla Santa Caterina” ¿Qué Puerto?

Queridos lectores: miren bien lo que estamos diciendo: en 1524.
Todavía no han arribado Caboto (1529), Pizarro (1531), ni Pedro de Mendoza (1536).
Todavía todo el Sur el Continente es “Terra Incógnita”. Todavía el Imperio Incaico está en todo su esplendor.
RAZONEMOS. DESPERTEMOS.

Por eso hemos escrito toda esta obra, para dejar al descubierto la Historia Real de América. La ruta que usó Alejo García fue muy utilizada después: por ella pasaron Martin Afonso de Sousa que fundó la ciudad de San Vicente, Álvar Nuñez Cabeza de Vaca en 1541 y Ulrico Schmidel en 1553. Por esos mismos caminos pasaron los Jesuitas que fundaron las reducciones donde cristianizaban a los guaraníes. Esa ruta era ni más ni menos que los Caminos Mullidos del Peabiru, de los que ya hemos hablado.

Caminos Mullidos del Peabiru

Nuestro “Náufrago Desamparado en Terra Incógnita” oyó hablar de las riquezas en relatos que narraban una montaña toda ella de plata y un poderoso “Rey Blanco”. Volvemos a preguntar ¿qué idioma usaba con los nativos? ¡Qué inteligente, qué carrera meteórica! De simple “náufrago” a “Gran Jefe”! ¿Cómo lo hizo? Recapitulemos: la expedición tardó cuatro meses en llegar al lugar donde hoy está la ciudad de Asunción en Paraguay. Se alimentaban recolectando frutos silvestres y miel. Cuando alcanzaron las fronteras Incas, cerca de la actual ciudad de Sucre, atacaron los puestos fronterizos y llegaron a estar a menos de 150 km del Cerro de Potosí, que en aquel entonces era una montaña entera de plata pura y había dado lugar a las historias que había oído en Santa Catalina. Una vez que saqueó la zona por donde se movió, llevando mucho oro y plata, se volvió por el río Paraguay, donde la expedición fue atacada por los indígenas llamados por los guaraníes “Payaguá”, que mataron a una buena parte de la misma y a Alejo García. Algunos de los sobrevivientes de esta expedición se refugiaron en el Rio de la Plata y tomaron contacto con el “Náufrago Mimado de los Charrúas”, Francisco del Puerto (Grumete de la fallida Expedición de Solís) y le comentaron estos sucesos. A su vez, éste se los contaría a Gaboto o Caboto. Ya tenemos entonces preparada la escena para el origen del nombre Argentina y Rio de la Plata. En 1526 se encontraron en el estuario de la desembocadura del río Uruguay en el Atlántico a unos indígenas que traían mucha plata. Sebastián Gaboto, que fue quien los halló, pensó que había abundancia de plata en las orillas del río y así lo llamaron. Esos indígenas eran restos de la expedición de Alejo García a Perú. De allí se extendió el de Argentina (de argentum, plata en latín) que se usó por primera vez en el poema histórico “La Argentina o la Conquista del Río de la Plata” que en 1602 publicó Martín del Barco Centenera.

Autor: Alejandro Vega Ossorio

Jefe de Noticias

Director de la Comisión de Exploraciones Arqueológicas de CORPLAN

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *