Resurgimiento de la Atlántida: “Atlántida Rising” el Revolucionario Documental de James Cameron y Georgeos Díaz-Montexano para National Geographic

¿HEMOS REALMENTE ENCONTRADO RESTOS DE CIVILIZACIÓN DE LA ATLÁNTIDA?

by Georgeos Díaz-Montexano, Writer, Expert in ancient languages and writing of lost civilizations, Accepted Member of The Epigraphic Society, President Emeritus of the Scientific Atlantology International Society (SAIS), Historical-Scientific Atlantology Adviser for National Geographic Channel, and for James F. Cameron and Simcha Jacobovici Producers.

Fotograma del documental Atlantis Rising. Momento en que uno de los buzos está filmando algunas de los posibles tambores de columnas, piedras de molino, o ruedas líticas de carros, según hipótesis de Georgeos Díaz-Montexano. Nótese el enorme tamaño de una de estas misteriosas ruedas de piedra, halladas a más de 45 metros de profundidad.

Sin duda alguna, el pasado 29 de Enero de 2017 marcará un hito histórico en la historia de la atlantología. National Geographic Channel estrenó mundialmente el documental “Atlantis Rising, producido ejecutivamente por el mismo James Cameron -quien también aparece en varias ocasiones, desde el principio hasta el final- y por los productores asociados: Simcha Jacobovici, Yaron Niski, Felix Golubev, Matt Renner y Tim Pastore.

El documental, a su vez, ha sido dirigido por el varias veces premiado cineasta israelí-canadiense Simcha Jacobovici y en el mismo la tesis que se defiende como más verosímil es la que el Dr. Richard Freund y yo proponemos en cuanto a que la Atlántida habría desaparecido en algún momento de la Edad del Bronce y que su centro de poder estaría en el Sur de España o muy cerca. El Dr. Freund, quien comenzó con estas investigaciones en 2010, considera que la capital de Atlantis podría haber estado en Doñana, mientras yo comencé defendiendo hace más de viente años que habría estado en una isla actualmente bajo el Atlántico, en algún punto del espacio marítimo que media entre el Suroeste de Iberia, Marruecos, Madeira y el norte de las Canarias.[1] Esa es prácticamente la única diferencia entre ambas teorías.

Si bien es cierto que no podemos asegurar que hemos encontrado la capital de Atlantis, sí podemos sostener que hemos logrado filmar restos de su civilización, y puede que hasta restos de su puerto principal o de uno de sus principales puertos. De esto último ya están convencido todos los científicos que colaboraron como expertos en el proyecto de Atlantis Rising para National Geographic, y los mismos Cameron y Jacobovici. Sin embargo, no pocas personas que vieron el documental han manifestado (algo decepcionados) en la página de National Geographic Channel y en comentarios de las principales publicaciones en inglés que no hemos encontrado aún la Atlántida.

La cuestión sería definir de modo correcto qué es lo que entendemos por “encontrar la Atlántida”. A partir de ahí podríamos entonces establecer un debate histórico-científico y riguroso hasta conseguir un cierto consenso lógico sobre lo que significaría realmente “encontrar la Atlántida”. Os daré una pista para esta línea de debate de mis argumentos que los mismos Cameron y Jacobovici han decidido usar en el documental y en las declaraciones de prensa. Haremos un símil:

Imaginemos que Washington, capital de los EE.UU, fuera tragada por un gran cataclismo sísmico-tsunámico. ¿Un arqueólogo del futuro lejano, estando en ruinas ya toda Norteamérica, diría que aún no ha sido encontrado el legendario país del belicoso pueblo de los norteamericanos, conocido en las fuentes como los Estados Unidos, solo porque no hubieran logrado hallar los restos de los principales monumentos de su capital tales como la Casa Blanca, el Capitolio, el Monumento a Lincoln, el Monumento a Thomas Jefferson o el Capitol Hill?

Nosotros estamos convencidos de que lo que hemos filmado en Iberia (puede que algo de las Azores también) son evidencias de la “Civilización Atlante”. Por tanto, antiguas ciudades circulares concéntricas del Suroeste de Iberia como la de Marroquíes Bajos (Jaén), manifestaciones rupestres, inscripciones y símbolos como los de Campanario (Badajoz), El Barranco del Toril en Otíñar (Jaén) y la Cueva de la Laja Alta en Jimena de la Frontera (Cádiz), y hasta restos de un puerto marítimo a considerable profundidad bajo el mar, son presentados en el documental como evidencias de la civilización de la Atlántida.

Sabemos que aún no podemos afirmar que hemos hallado la capital con el templo de Poseidón ni el palacio real, por supuesto, pero también sabemos que eso será del todo imposible, por la sencilla razón (esto se explica bien en el documental) de que cualquiera que haya sido el evento catastrófico que provocó su hundimiento (con toda seguridad una combinación de enormes seísmos y gigantescos mega-tsunamis), su capital o metrópolis habrá quedado tan destruida y fragmentada que apenas meros ripios de piedras es lo que realmente podríamos hallar y con mucha suerte. Todo, absolutamente todo el material que podría perdurar bajo el fondo del mar, que sería prácticamente de piedra y metal, y algo de cerámica, debería hallarse absolutamente fragmentado en miles de pedazos, y no solo eso, sino desplazado y disperso en cientos o miles de km2.

El posible “Templo de Azuer” de la Edad del Bronce, dedicado a una posible divinidad de las aguas equivalente al Poseidón de los griegos. Para los arqueólogos se trata de un mero poblado fortificado. Véase mi refutación a tal clasificación en mi libro: ATLANTIS.NG. National Geographic y la búsqueda científica de la Atlántida, 2016.

Durante años, desde los tiempos de Ignatus Donnely, todo el mundo ha estado buscando una auténtica Quimera.

Todos los que se han interesado por la Atlántida han estado siempre imaginando hallar columnas de templos o palacios bajo el mar que aún estén erguidas en parte, o tumbadas, pero completas o parcialmente completas, así como la ciudad con todos sus fosos o canales circulares concéntricos y anillos de tierra intermedios, bien definidos y casi intacta, tan solo por debajo de unos cuantos metros de lodo. Pues no, tales escenarios son del todo imposibles, pero esta ha sido una de las mayores fantasías de los buscadores de la Atlántida, y a su vez, uno de los mayores errores, tan grande, o más, que el de poner el final de Atlantis hace 12.000 años, cuando eso no es lo que se dice en ningún momento ni en el Timeo ni el Critias.

Véanse mis investigaciones al respecto donde lo demuestro todo recurriendo a las mismas palabras escritas por Platón. El caso es que ambos errores se han mantenido por la fuerza de la costumbre y por haberse repetido una y otra vez (tanto por partidarios de la Atlántida como por escépticos detractores) durante demasiado tiempo.

Con toda seguridad, si algún día se hallara la capital de Atlantis bajo el mar, apenas podríamos demostrarlo, de acuerdo a su descripción circular concéntrica, porque lo único que hallaríamos son restos muy fragmentados, donde las únicas piezas que podrían estar completas son aquellas de piedra (no demasiado grandes) que suelen tener forma circular o cuadrada (bloques, sillares, anclas de piedra), el resto de los elementos arquitectónicos -especialmente las columnas- estarán todos partidos como mínimo en dos o tres pedazos, sino más.

Con mucha suerte podría quizás hallarse un tramo de alguno de sus fosos o canales que igualmente debería tener muchos de tales fragmentos de elementos arquitectónicos, objetos de metal y trozos de cerámica depositados en su interior, por simple ley de gravedad. En cualquier caso, todo lo anterior bajo una potente capa de sedimentos varios, tanto terrígenos como de origen marino.

Una de las seis anclas halladas al final de la expedición (después de una primera descubierta un día antes) en el mismo lugar previamente señalado por mi en los mapas batimétricos y donde esperaba que hallaríamos evidencias de un antiguo puerto marítimo de tiempos de la Atlántida. Después de haberse editado el documental me percaté de que a la derecha se ve lo que podría ser una moneda.

Mediante cierto tratamiento digital pude observar lo que podrían ser signos de una Escritura Lineal que quizás podría ser la misma Escritura Lineal Pre-Tartessia (ELTAR), similar a la Proto-Cananita que he hallado en muchas cuevas y rocas al aire libre en Iberia y que considero la misma escritura usada por los Atlantes. Una cosa me queda claro, si realmente las marcas que veo son signos de escritura y no un mero efecto curioso creado por la erosión, no consigo identificarlas con escritura fenicia, griega o romana. De hecho, no existen monedas de civilizaciones clásicas donde la leyenda o texto aparezca casi en el centro como sería este caso. Los signos se identifican en el signario ELTAR y en el Proto-Cananita y curiosamente se puede leer (de derecha a izquierda) nmylˀ, antigua voz semítica que se traduce justo como ‘puerto’. Quizás por la otra cara se halle el nombre original de la Atlántida. Habrá que esperar a que se pueda investigar de nuevo el lugar para salir de dudas.

El punto es que cualquier hallazgo de fragmentos de columnas o sillares, o piezas sueltas tales como anclas de piedras o fragmentos de cerámica, desperdigadas en una amplia zona del Atlántico, a día de hoy, es lo más cerca que se ha podido estar jamás de poder afirmarse que se ha descubierto la Atlántida, en el sentido de restos de la civilización atlante, y aunque yo aún soy más exigente conmigo mismo, y prefiero esperar a ciertos hallazgos (que creo estamos ya a punto de lograr), James Cameron no tiene ninguna duda y de manera muy comprometida está declarando ante los medios que ya hemos hallado la Atlántida (entendiéndose siempre como restos de la civilización atlante) y lo que podría decirse, citando sus propias palabras: “Las Puertas de la Atlántida”.2

Esto es lo más cerca que se ha estado jamás, porque el tipo de hallazgos bajo el mar es consistente con lo que científicamente se puede esperar hallar en realidad de una isla, península o parte de una tierra continental (de Iberia o Marruecos) que se haya hundido bajo el mar tras un violento cataclismo sísmico-tsunámico, y sobre todo, porque la descripciones de

2 James Cameron cree que ha encontrado las “puertas” de la Atlántida, Pysnnoticias 3 febrero, 2017, http://pysnnoticias.com/james-cameron-cree-que-ha-encontradolas-puertas-de-la-atlantida/

los autores antiguos, todas, absolutamente todas, la colocan del lado atlántico de las Columnas de Hércules (Gibraltar), nunca del lado del Mediterráneo, y no hay más que leer el mismo Timeo y Critias de Platón (la fuente principal), para ver cómo claramente se indica que se hallaba en el ATLANTIKOU PELAGOUS, ‘Piélago o Golfo del Atlántico’ (Plat. Tim. 24e), o sea, comenzando en el mismo Golfo de Cádiz, y frente a la región de Gadeira o Cádiz (Plat. Criti. 114b), y cómo claramente se habla de la guerra que aconteció entre los que moraban fuera de las Columnas de Hércules, en el Atlántico, contra los que moraban en el interior de las mismas Columnas de Hércules, o sea, los pueblos del Mediterráneo (Plat. Criti. 108e).

Y que el estrecho marítimo de las Columnas de Hércules era el nombre dado al actual Estrecho de Gibraltar es algo que está más que documentado con todas las antiguas referencias conocidas, y precisado por el mismo Platón cuando en el Fedón (Plat. Phaedo 109a-b) habla de nuevo de las Columnas de Hércules y las coloca en el extremo occidente, dividiendo el Mediterráneo del gran océano exterior atlántico. Ninguna de las otras supuestas Columnas de Hércules halla sustento alguno en fuente antigua conocida. No son más que meras especulaciones.[2]

Póster promocional diseñado por Monik Perz de la edición inglesa del libro: ATLANTIS RISING. National Geographic and the scientific search for Atlantis, Georgeos Díaz-Montexano, SAIS, 2016.

ANEXOS

Signarios ELPA, ELTAR, Proto-Sinaítico, Proto-Cananita y PaleoFenicio.

Signario de la Escritura Lineal Paleolítica (ELPA), compilado por el autor, tras veinte años de catalogación de los registros de Arte Rupestre y grafismos varios usados en Iberia y otros puntos del Occidente de Europa durante el Paleolítico Superior y el Epipaleolítico.

 

Signarios Proto-Cananitas y paleofenicios

Signario Proto-Sinaítico comparado con el signario Proto-Cananita.

Signarios Proto-Sinaítico y Proto-Cananita comparados con jeroglíficos egipcios, alefbeto arábigo, y los primeros alfabetos griegos.

Variantes ELTAR, Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la n.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la p.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la š (sh).

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la m.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la t.

 

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la w.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la d.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la r.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la (th).

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la b.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la q.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la l.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la k.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la y.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la h. (h fuerte que casi suena como una j, similar a la h del inglés heart ).

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la z.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la h.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la g.

Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la . (es una s enfática que se pronuncia con la lengua  casi tocando el paladar).


[1]
Eso defendía desde 1994 hasta el 2000, cuando comencé a inclinarme por la antigua hipótesis de Francisco Fernández González (finales del s. XIX) y su hijo, Juan Fernández Amador de los Ríos (1919) de una Atlántida en el Suroeste de España (Doñana o alrededores), casi plagiada por el alemán Adolf Schülten (1924), pero poco después, ante el hallazgo de cientos de nuevas pruebas indiciarias (epigráficas, paleográficas y cartográficas) me vi obligado a retomar la hipótesis inicial de una isla que habría existido en algún punto del espacio marítimo que media entre el Suroeste de Iberia, Marruecos, Madeira y el norte de las Canarias.
Variantes ELTAR y Proto-Cananitas/Paleo-Semíticas de la . (es una s enfática que se pronuncia con la lengua  casi tocando el paladar).

[2] Véase mi refutación a tales especulaciones en “Las muchas “Columnas de Hércules” y otras falsedades sobre la Atlántida.”, http://atlantisng.com/blog/lasmuchas-columnas-de-hercules-y-otras-falsedades-sobre-la-atlantida/

GEORGEOS DÍAZ-MONTEXANO

Asesor de Atlantología Histórico-Científica para National Geographic Channel y para los productores James Francis Cameron y Simcha Jacobovici, Accepted Member of The Epigraphic Society, Presidente Emérito de la Scientific Atlantology International Society (SAIS), Escritor especializado en lenguas y escrituras de antiguas civilizaciones.

 

 

Desde 2009 es Asesor de Atlantología Histórico-Científica para National Geographic Channel y para los productores James Francis Cameron y Simcha Jacobovici. Al finales de 2016 National Geographic Channel estrena un nuevo documental sobre la Atlántida y Tartessos basado en gran parte en las investigaciones y libros del Georgeos Díaz-Montexano quien también aparece en el documental como investigador experto en atlantología histórico-científica buscando evidencias, pruebas indiciarias y posibles ruinas de la Atlántida tanto en el campo como en el mar. El documental ha sido producido por James Francis Cameron, Simcha Jacobovici y Yaron Niski.

Véase en este enlace varias noticias sobre el documental publicadas en los medios de comunicación de España.

Bio: Jorge Díaz-Montexano Sánchez (AKA Georgeos Díaz-Montexano

Asesor de Atlantología Histórico-Científica para National Geographic Channel y para los productores James Francis Cameron y Simcha Jacobovici, Accepted Member of The Epigraphic Society, Presidente Emérito de la Scientific Atlantology International Society (SAIS), Escritor especializado en lenguas y escrituras de antiguas civilizaciones.

De padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y trastarabuelos españoles por ambos linajes (hasta donde ha llegado verificar su genaología) y con un trastatarabuelo griego por vía materna, nació en Cuba. Estudió Arqueología y Antropología entre finales de los 80 y principios de los 90 a través de cursos de formación especializada de la SEC, sociedad científica de estudios de espeleología, arqueología y antropología, adscrita a la Academia de Ciencias de Cuba. 

En 1992 obtuvo membrecía honorífica vitalicia (como Accepted Member) en The Epigraphic Society por sus descubrimientos e investigaciones epigráficas de antiguas inscripciones precolombinas en Cuba y otros lugares de las Antillas y el Caribe. Desde 1994 reside en España. En 1995 fundó la revista “Arqueología y Enigmas de la Historia”, poco después fundó otras como “Arqueología Sin Fronteras”, “ArqueoHistoria”, “Canaán: Revista de Arqueología Bíblica”, así como la primera revista de egiptología en castellano de distribución en kioscos y librerías de toda España y América, “La Esfinge. Revista de Egiptología”. En 1999 fundó otra revista de egiptología: “Osiris. Revista de Egiptología”. Ha sido autor del primer curso y método sencillo para aprender a leer jeroglíficos egipcios (en lengua castellana) que se vendió por fascículos -como coleccionable- desde 1995 hasta 1998. 

Desde hace más de veinte años investiga la Atlántida, pero a través de las fuentes históricas, especialmente desde el análisis de los antiguos códices, papiros y manuscritos escritos en griego, latín y árabe (entre otros lenguajes) sobre la tradición manuscrita del Timeo y el Critias de Platón, y todos los antiguos textos que hicieron alguna referencia a la Atlántida, a los Atlantes o a pueblos de una cultura o civilización atlántica importante. Su gran pasión es pues el estudio del origen de las Antiguas Civilizaciones, así como el origen y evolución del lenguaje, los mitos, y la filosofía. 

Desde 2009 es es Asesor de Atlantología Histórico-Científica para National Geographic Channel y para los productores James Francis Cameron y Simcha Jacobovici.

Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Libros Publicados por

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *