Las Pinturas de Adolf Hitler

Hitler produjo cientos de obras y vendió sus pinturas y postales para tratar de ganarse la vida durante sus años en Viena (1908-1913). Sin embargo, no tuvo éxito. Posteriormente, se recuperaron varios de sus cuadros después de la Segunda Guerra Mundial y desde entonces se han vendido en subastas por decenas de miles de dólares.
Otras de sus obras fueron confiscadas por el Ejército de Estados Unidos y se encuentran en la actualidad en poder del gobierno de Estados Unidos.
Como es bien sabido, Hitler siempre fue un gran amante del arte. De hecho, él se consideraba un intruso en la política, siempre quiso retirarse de la política para relajarse con el arte. Se puede decir que para Hitler el arte lo era todo. Tanto es así que siempre se relajaba mientras estaba rodeado de arte:

– Mi suerte es que puedo sosegarme. Antes de ir a la cama, me ocupo de arquitectura, contemplo los cuadros, me intereso por cosas completamente diferentes a las que han ocupado mi espíritu durante el día. De otro modo, no podría dormir.

En otra ocasión dijo:
– Mi más ferviente deseo sería poder vagabundear por Italia como un pintor desconocido.

Casa Natal. 1913

Como sabemos, todas corresponden a su juventud, incluido el tiempo que estuvo en el ejército. Hace poco leí unas declaraciones del Führer en las que mostraba su impotencia porque sus pinturas se vendieran a precios desorbitados. Para él no tenían ningún valor y deseaba parar ese mercado.

Muchas de las pinturas de Hitler las realizó por encargo y para poder venderlas. Donde Hitler disfrutaba más era en la arquitectura. Tenía muchos proyectos realizados. En el mismo nombre de la imagen ya he puesto el título y en algunas el año en que fueron pintadas:

En su autobiografía mein Kampf, Hitler describió cómo, en su juventud, quería ser un artista profesional, pero sus aspiraciones se arruinaron al no aprobar el examen de ingreso a la Acadmia de Bellas Artes de Viena. Hitler fue rechazado dos veces por el instituto, una vez en 1907 y otra vez en 1908; el instituto consideró que tenía más talento en la arquitectura que en la pintura. Uno de los instructores, que simpatizaba con su situación y creyendo que tenía algo de talento, sugirió que se aplicara en la Escuela Académica de Arquitectura. Sin embargo, esto requería que Hitler regresara a la escuela secundaria que había abandonado y a la que no estaba dispuesto a volver.

Más tarde, cuando se ocupaba de pintar y vender postales con escenas de Viena, Hitler frecuentaba cafés de artistas en Munich con la esperanza incumplida de que artistas consagrados le pudiesen ayudar con su ambición de pintar profesionalmente.

De acuerdo con una conversación antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial en agosto de 1939, publicada en el Libro Azul de la Guerra Británica, Hitler le dijo al embajador británico Nevile Henderson, “Yo soy artista y no político. Una vez que se resuelva la cuestión polaca, quiero terminar mi vida como artista”. 

Periodo en Viena

Acuarelas pintadas por Adolf Hitler y propiedad de su fotógrafo personal,Heinrich Hoffmann, conservadas en el Centro de Historia Militar del Ejército de Estados Unidos tras su confiscación durante la oupación de Alemania

De 1908 a 1913, Hitler se dedicó a pintar postales y casas para ganarse la vida. Pintó su primer autorretrato en 1910 a la edad de 21 años. Esta pintura, junto con otras doce pinturas de Hitler, fue descubierta en 1945 en Essen, Alemania.

Oleo pintado por Adolf Hitler en 1913, donde se representa a Jesucrito durante su infancia con su madre María.

Samuel Morgenstern, un empresario austriaco y socio de negocios del joven Hitler en su período de Viena, compró muchos de sus cuadros. Según Morgenstern, Hitler llegó a él por primera vez a principios de la década de 1910 (en 1911 o 1912), cuando Hitler llegó a su almacén, por primera vez, y le ofreció tres de sus pinturas. Morgenstern mantenía una base de datos de sus clientes, a través de la cual fue posible localizar a los compradores de los cuadros de Hitler. Se encontró que la mayoría de los compradores eran judíos. Un cliente importante de Morgenstern, un abogado con el nombre de Josef Feingold, compró una serie de pinturas de Hitler que representaban la antigua Viena. 

Primera Guerra Mundial

Cuando Hitler sirvió como soldado en la Primera Guerra Mundial a la edad de 25 años en 1914, llevó sus pinturas con él al frente y pasó sus horas de ocio dedicándose a la pintura. Los temas de su pintura de guerra incluían casas de agricultores, estaciones, etc.

Subasta

Una serie de pinturas de Hitler fueron confiscadas por el Ejército de Estados Unidos a finales de la Segunda Guerra Mundial. Fueron llevadas a los Estados Unidos con otros materiales capturados, y todavía se encuentran en poder del gobierno de Estados Unidos, que se ha negado a permitir que sean exhibidas. Otras pinturas fueron tomadas por dueños particulares. En la década de 2000, algunas de estas obras comenzaron a ser vendidas en subastas. En 2009, una casa de subastas en Shropshire  vendió 15 de las pinturas de Hitler por un total de 120.000 $, mientras que una casa de subastas también en Shropshire vendió 13 obras por más de 100.000 €. En una subasta de 2012 en Eslovaquia, una pintura individual se vendió por 42.300 $.

Fuentes: Wikipedia / http://www.estudiodehitler.com

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *