Atlantis en los Textos Egipcios: la Isla Resplandeciente del Trono Acuático

He descubierto en textos egipcios, referencias a una “Isla Resplandeciente” o “Isla del Resplandor” ubicada en el Occidente. Una isla que resplandece como el fuego.

En el Critias se dice que la acrópolis sagrada de Atlantis estaba rodeada por una muralla toda cubierta de oricalco cuyo resplandor era como el fuego.

Esta “Isla Resplandeciente” de los antiguos textos egipcios tenía una ciudad fortificada con un trono sagrado rodeado justo por tres corrientes, y la primera de tales corrientes, la que rodeaba el castillo o acrópolis fortificada donde se hallaba el trono real y divino de Osiris, Gobernante del Occidente, y también del mismo Atum (dios Sol del Ocaso u Occidente), engendrador de todos los Tronos y Dinastía Reales y padre de Schu (Atlas) y sus descendencia (Geb, Nut, Osiris, Isis, Seth, Horus) es descrita precisamente como una corriente de color o resplandor como el fuego, justo como en Atlantis, donde la muralla de la acrópolis, que era la primera muralla que circundaba el primer canal de agua, estaba cubierta con el enigmático metal de oricalco cuyos reflejos o resplandor era como el del fuego.

 

Esta “Isla Resplandeciente” es también descrita como la “Isla de los Dioses” primigenios y situada en medio del gran océano primigenio. Un inmenso mar de aguas frías, tan enorme que ni su longitud ni su amplitud eran conocidas ni siquiera por el mismo Osiris.

En esta isla no se conocía pesar alguno, nadie sentía dolor, nadie se lamentaba de nada, todo era abundancia y prosperidad.

¿Qué otra isla podría ser esa sino la misma que Solón -según las fuentes egipcias que consultó- nos refiere a través de la Historia sobre de la Atlántida?

No obstante, siempre se negó que existieran referencias en los textos egipcios que pudieran dar soporte alguno a la tradición narrada en el Timeo y el Critias sobre la Atlántida. Pero son más de doscientas las referencias como estas -y más sorprendentes aún- que he hallado en los textos egipcios, y no solo en textos sino también en mapas y esquemas o planos (en papiros, sarcófagos y ataúdes, paredes y techos de templos y tumbas), donde se representan tales parajes de esa misma gran isla y otras islas y tierras que la rodean. Todas ellas con sus descripciones y detalles muy precisos donde queda claro que, en efecto, se trata del una isla en remoto océano occidental, inmenso y de aguas frías (que no es el Mediterráneo) y donde se aprecia como tal isla está situada justo delante de un estrecho canal (¿Columnas de Hércules?).

Tal “Isla de los Dioses” o “Isla Resplandeciente”, también es nombrada como “La Isla de los Bienaventurados”, “La Isla Poderosa”, “La Isla del Trono Sagrado”, “La Isla del Dios de las Aguas” (¿Poseidón?, “La isla de los Alimentos Deliciosos”.

Detalle de otro mapa con la “Isla de los Dioses” de la “Ciudad Acuática del Trono Flotante” (Spaniu o Spaniu).

En la misma isla se representa una ciudad conectada con el mar con un largo canal (como la ciudad de Atlantis) y esta ciudad es nombrada como spA-njw.t o spA-n’.t (Spaniu o Spania), seguida del determinativo de agua, o sea, “La ciudad del Trono Flotante de Agua” o “Ciudad Acuática (o entre aguas) del Trono Flotante”.

Mientras que el mismo nombre spA, además de ‘trono’ y ‘trono flotante’ también era usado, desde los tiempos de las pirámides, para expresar la acción de “hacer elevar algo”, “elevar hacia lo alto” o “sostener hacia arriba o por encima”, justo la misma definición que en griego tiene la voz Atlas, y por ello, spA es un epíteto del dios que Eleva el Sol y el Cielo, el dios Schu, el mismo que fue interpretado por los griegos como Atlas o Atlante.

Por tanto, esta “Ciudad del Trono Acuático” es a su vez la “Ciudad Acuática del mismo Schu”, y recordemos como en Critias 113b se explica como Solón tradujo a nombres griegos los nombres originales, desde el egipcio, al ver que los egipcios habían hecho lo mismos antes. Por tanto, ta isla de la ciudad acuática o entre aguas de Schu, sería traducida por Solón en griego justo como ATLANTIS NÊSOS, o sea, “Isla de la descendencia de Atlas” o simplemente, “La Isla de Atlante o Atlas”, y por ello también la describe como una isla que tenía una acrópolis con su palacio trono y templo también rodeados por agua, por tanto, una ciudad igualmente acuática.

En los textos más recientes o tardíos textos y mapas, después de casi dos mil años de tradiciones sobre esta misma Isla y sus paradisíacos parajes, ya aparece junto a la misma enunciados tales como “La Isla de la Destrucción”, “La Isla de las Batallas” o “Isla de la Guerra” “Hundida” en las “Aguas peligrosas de la Inundación” o en las “Aguas Revueltas”. Y estos últimos textos sobre la misma isla, fueron escritos justo poco antes de la vista de Solón a Sais, y eran las versiones que entonces estaban de moda.

En fin, que según todos los egiptólogos, historiadores, arqueólogos, y los mismos especialistas en textos de Platón, no existe en las fuentes egipcias absolutamente nada que permita ofrecer ni el más mínimo soporte sobre ninguna tradición acerca de una isla misteriosa o remota que permita reconocerse en la narración de la Atlántida que le fue trasmitida a Solón, precisamente por sacerdotes egipcios.

Menos mal que no existía ni una sola referencia o prueba indiciaria siquiera, porque después de casi veinte años de investigaciones y de una búsqueda en archivos, bibliotecas, colecciones de museos e instituciones privadas, ya son más de doscientas las referencias como las anteriores que he logrado reunir. Y poco importa ya si la mayoría se hallan en textos que son clasificados como mágico-religiosos y mitológicos o sobre leyendas (también he hallado referencias en textos considerados como históricos), lo que verdaderamente importa es que existía una fuerte tradición sobre esta remota isla occidental, que al parecer comenzó en el Imperio Medio, y que no pocos de los pasajes de la narración de la Atlántida del Timeo y Critias, los más relevantes, encuentran un claro paralelo en estas más de doscientas referencias que he logrado reunir.

Un buen resumen de 322 páginas de todo esto (con un catálogo de casi doscientos mapas incluidos, la mayoría a color) se puede verificar en el Tomo II del Epítome de la Atlántida histórico-Científica, que trata precisamente sobre lo que considero como fuentes primarias egipcias de la historia de la Atlántida.

 

 

 

Para saber más recomiendo mis dos recientes libros del Epítome de la Atlántida Historico-Científica.

ATLANTIS AEGYPTIUS CODEX. Las fuentes primarias egipcias de la historia de la Atlántida. Tomo II del Epítome de la Atlántida Histórico-Científica

(http://www.Atlantida.be/)

Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)

ATLANTIS TARTESSOS. Tomo I del Epítome de la Atlántida

Histórico-Científica: http://www.AtlantidaHistorica.com

Diseño de portada Monik Perz (http://www.MonikPerz.com.ar)

 

Por Georgeos Díaz-Montexano, Scientific Atlantology International Society (SAIS)

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *