Galileo no Inventó el Telescopio. Fue Hans Lippershey o Juan Roget

Hans Lipperhey.jpg

 

La invención del telescopio se atribuye al holandés Hans Lippershey, también conocido como Johann Lippershey. Él fue la primera persona en solicitar la patente del aparato y prepararlo para su empleo generalizado, en 1608, aunque artilugios similares ya habían sido fabricados con anterioridad y recientes investigaciones señalan a un español, el gerundés Juan Roget, como el verdadero inventor del telescopio.

Científico, fabricante de lentes y astrónomo, además de inventor, el alemán Hans Lippershey vivió entre los años 1570 y 1619. Fuera él o no el autor del telescopio, lo cierto es que sus avances en el diseño del mismo fueron notables, tanto que el propio Galileo Galilei se sirvió de esos bocetos para crear el modelo que utilizó en sus observaciones de la Luna, el planeta Júpiter y las estrellas.

Como ya dijimos, según algunos estudiosos, el óptico catalán Juan Roget inventó el telescopio 18 años antes que Hans Lippershey. No hay patente que lo certifique, pero, al parecer, Roget creó un largo monóculo decorado con bronce, cuya capacidad para observar el infinito sorprendió en su momento a propios y extraños.

Generalmente, se atribuye la invención del telescopio a Hans Lippershey, un fabricante de lentes alemán, que lo habría patentado en octubre de 1608. Sin embargo, en 1959, un trabajo de investigación de José María Simón de Guilleuma  (1886-1965) lo negó alegando que había descubierto pruebas que señalaban que el fabricante de anteojos de origen francés Juan Roget, era el inventor del telescopio antes de Lippershey y que los fabricantes de anteojos neerlandeses habían copiado su dispositivo.

 

 

 

 

Guillermo se basaba en una referencia de un libro publicado en 1618, Telescopium: sive ars perficiendi novum illud Galilaei visorium instrumentum ad sydera in tres partes divisa (Telescopio, o la técnica y sentido de la nueva visión de Galileo de las estrellas, en tres volúmenes) del italiano Hieronymi Sirturi Mediolanensis (conocido como Girolamo Sirtori de Milán) en la que el autor describe una reunión en 1609 en Gerona con un fabricante de anteojos, un «viejo marchito» llamado Roget, que sostenía haber inventado el telescopio.

Guilleuma investigó a partir de esa mención el registro de defunciones de la Catedral de Rodes en Aveyron y encontró que había una familia Roget fabricantes de anteojos, lo que le llevó a la conclusión de que el fabricante de anteojos de la historia de Sirtori era ese mismo Juan Roget.

Como decíamos el óptico holandés Hans Lippershey fue probablemente el que construyó el primer telescopio en la primera década del siglo XVII. Galileo fue uno de los que lo utilizaron para observar los cielos.

 

 

 

El telescopio que construyó Galileo en 1609 era un telescopio de refracción, con lente convexa delante y una lente ocular cóncava. Con él descubrió las fases de Venus, fenómeno que indicaba que este planeta gira alrededor del Sol. También descubrió cuatro lunas girando alrededor de Júpiter. En la imagen, dos telescopios de Galileo conservados en el Museo de Historia de la Ciencia de Florencia.

Esa reinvindicación fue más adelante considerada e investigada por el historiador Nick Pelling en un artículo de octubre 2008 de la revista History Today, en la que intentaba reconstruir los movimientos de Lippershey y de otros inventores neerlandeses antes de la solicitud de patente, y encontró que era plausible que hubiese habido una conexión con Roget.

Otra evidencia que los historiadores creen que podría ayudar a establecer la prioridad es un testamento del 10 de abril de 1593 datado en Barcelona, ​​donde un hombre legó a su esposa unos “largos anteojos decorados con latón”, aunque ésta descripción también podría corresponder a una lupa.

 

 

 

Alejandro Vega Ossorio

Director técnico de Corporación Planetarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *