Crédito Sesamo: ¿China dará el primer paso en la esclavitud social?

En el año 2020 la población de China será juzgada según la puntuación que tengan en la nueva herramienta de medición social llamada “Crédito Sesamo”. Y según sea su puntaje podrá afectar cada área de sus vidas.

Imagina un mundo donde un gobierno autoritario monitorea todo lo que haces, recopila una inmensa cantidad de información de casi toda la interacción que haces, y te otorga premios dependiendo de cuan confiable y buen ciudadano según el gobierno considere que seas.

El Partido Comunista quiere fomentar el “buen comportamiento” marcando a toda su gente utilizando su información en línea. Aquellos cuyos puntajes sea bajo se les negarán libertades básicas como préstamos o viajes

Como ha destacado The Independent, China está planteando un escenario en el que existirá un sistema de puntuación social en 2020. Esta puntuación, según el Partido Comunista de China, sería para crear “una cultura de sinceridad y una sociedad socialista armoniosa”. Y, para crear esta puntuación, China quiere usar todos los datos a su alcance. Incluyendo datos como la actividad social en Internet.

El gobierno Chino no ha anunciado los detalles de cómo funcionará este sistema de puntuación, aunque los partidarios ya le han puesto el nombre de ‘Internet Plus’. Los detractores prefieren llamarlo un estado policial del siglo XXI. Además de los ciudadanos, profesionales que trabajan de cara al público -como profesores, médicos, negocios o funcionarios- también podrían ser valorados en el ejercicio de sus funciones.

China quiere poner una puntuación a cada ciudadano.

La excusa para crear un sistema de puntuación es económico en parte. En China poca gente tiene una tarjeta de crédito, poca gente pide dinero prestado a los bancos. Así que los bancos y el gobierno tienen poca o ninguna información sobre la solvencia de los ciudadanos. La idea de China es hacer algo como el FICO estadounidense, el cual evalúa el riesgo que implica darle un crédito a alguien con una puntuación estándar.

Pero el motivo económico no es el único. La República Popular de China no es una región donde se den muchos derechos a los ciudadanos, la censura es utilizada de manera abierta para callar las críticas al gobierno. China quiere mantener a raya a sus ciudadanos, y una forma de hacerlo es con este sistema.

Este sistema de crédito social traería castigos, como no poder acceder a clases de un tren, no poder viajar al extranjero, o no poder enviar a tus hijos a las mejores escuelas, a aquellos que tengan una puntuación baja. Personas como Murong Xuecun, críticos con el gobierno chino, podrían tener serios problemas con un sistema así vigente.

El gobierno Chino ya lo ha intentado en diversas ocasiones

La cuestión es que no es la primera vez que China ha intentado aplicar algo así. Ya lo intentaron en Jiāngsū en 2010, con un sistema que daba puntos a los ciudadanos por buen comportamiento. Cada ciudadano podía tener hasta 1.000 puntos, pero saltarse un semáforo te quitaba 50 puntos, participar en un culto otros 50, y “usar Internet para acusar falsamente a alguien” 100 puntos.

En base a esta puntuación, China daba una puntuación a cada ciudadano. Una ‘A’ te daba ayuda del gobierno al empezar un negocio, y preferencia en el ejército, gobierno y partido. Una ‘D’, el grado más bajo, te excluía por completo de recibir ayudas gubernamentales o incluso empleo.

El experimento fue un desastre. El gobierno local decidió mantener las puntuaciones eliminando la clasificación A-D, y mantienen silencio sobre qué hacen con estas puntuaciones. A pesar de este desastre, el gobierno chino está decidido a seguir adelante.

China ya intentó hacer algo así, y demostró ser un desastre

 

Crédito Sesamo, sistema de puntuación social

Además de los sistemas inventados por el gobierno chino, también hay empresas privadas chinas que lo están intentando. Son ocho proyectos piloto -aprobados por el gobierno chino- que han creado bases de datos de crédito, las cuales reúnen información financiera, legal y online. Y podemos contar con que el gobierno chino está siguiendo de cerca la evolución de estos proyectos.

Crédito Sesamo o Sesame Credit, el sistema de crédito social más popular en la actualidad es parte del gigante Alibaba (AliExpress). Este sistema ya funciona para, quien lo use de forma voluntaria, alquilar vehículos sin depositar una fianza o incluso saltarse las colas del hospital aplazando el pago de las cuotas. Incluso el sitio de citas más grande de China permite integrar tu puntuación en tu perfil. El 15% de usuarios mira que su potencial pareja sea “una persona de bien”.

Sesame Credit determinará la puntuación personal de los chinos basándose en aspectos marginales a sus finanzas. Por ejemplo, si alguien emite una opinión contraria a la versión oficial del gobierno en algún foro público (como criticar la actuación del régimen en Tiananmen), su puntuación se reducirá. Si difunde noticias sin la autorización del gobierno, sucederá lo mismo. Y lo que es peor: su credit score también quedará determinado por el credit score de sus amigos o familiares cercanos.

De modo que a la hora de acceder a un crédito, y por tanto de realizar una vida más o menos normal, los chinos tendrán que reprimir de forma automática sus preferencias políticas o sus opiniones político-sociales para con su entorno. La publicidad de sus puntuaciones y el hecho de que estén ligadas a las de su entorno cercano pueden crear un estado de presión social inmediato. Si un ciudadano observa que la puntuación de un amigo suyo es baja y está afectando a la suya propia, tendrá el incentivo de tratar de reprimir su comportamiento subversivo. Porque le perjudica.

Qué objetos se compran también juegan un papel relevante. ¿Videojuegos? Recorte a la baja de tu puntuación. ¿Bienes de consumo convencionales? Al alza. El gobierno tiene una herramienta, además, para modificar el mercado a su antojo. De forma paralela, se incluyen beneficios que poco tienen que ver con cuestiones financieras. Por encima de los 700 puntos, al parecer, se obtiene un visado para viajar a Singapur. Por encima de los 750, uno más perfeccionado y útil.

El Occidente no está muy lejos

Los riesgos de un sistema de crédito basado en nuestras cada vez más públicas preferencias sociales o de consumo no es algo exclusivo de China. Allí el gobierno ha optado por un método abierto y público para la vigilancia y control ciudadano, pero en los países occidentales ya existen herramientas semejantes. The New York Times publicaba en 2009, antes de la eclosión total del big data y las redes sociales, un artículo en el que revelaba cómo bancos y entidades financieras utilizaban el credit score para incentivar o retraer la compra de determinados bienes.

Facebook y las redes sociales, además de nuestras preferencias de compras que dejamos en la red, son una herramienta informativa muy útil para gobiernos, bancos y entidades financieras de todo tipo

Y tanto en Estados Unidos como en otros países de Europa ya hay compañías que evalúan tu propensión al impago en función de tus amigos de Facebook o de otras preferencias manifestadas en la red, como explica este reportaje de CNN Money. El qué compramos frente a cuánto o por cuánto lo compramos es cada vez más relevante, y no sólo en China. Y quizá el proceso no haya hecho más que empezar, aunque los métodos de vigilancia en Occidente no sean tan, tan evidentes.

Referencias

David Perez. (2016). China está más cerca que nunca de ser como Black Mirror. 14/02/2017, de omicrono.elespanol Sitio web: http://omicrono.elespanol.com/2016/10/china-credito-social-black-mirror/

magnet.xataka. (2017). ¿Está China midiendo el credit score de sus ciudadanos en función de sus opiniones políticas?. 14/02/2017, de magnet.xataka Sitio web: https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/esta-china-midiendo-el-credit-score-de-sus-ciudadanos-en-funcion-de-sus-opiniones-politicas

Simon Denyer. (2016). China wants to give all of its citizens a score – and their rating could affect every area of their lives. 14/02/2017, de independent.co.uk Sitio web: http://www.independent.co.uk/news/world/asia/china-surveillance-big-data-score-censorship-a7375221.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *